Blog

La cara B de gestionar muy bien tu marca personal

La cara B de gestionar muy bien tu marca personal

Hay una parte que nunca te han contado de la gestión de una marca personal cuando ésta empieza a tener cierto poso. Y creo que ya va siendo hora de hacerlo. Esto ya no puede seguir siendo un tabú, debemos dejar de fingir que no nos afecta y, pienso, que debe ser un aspecto muy importante a tener en cuenta desde el inicio de la gestión estratégica de nuestra marca personal.

Vamos al lío, soy la primera que mantiene algo así cómo:

Por las características de nuestro mercado laboral ya no sólo es suficiente tener talento sino que además debemos trazar una estrategia para enseñárselo al mundo. La puesta en acción de esta estrategia nos hará tener más resultados y más posibilidades de ser elegidos y recomendados.

Los inicios de la gestión de tu marca personal son difíciles

Este proceso es difícil, requiere incrementar competencias profesionales, trabajar en muchísimos aspectos personas que nos impiden pasar a la acción, darle patadas al miedo y aprender a vivir con él, centrarnos en mejorar nuestro producto y la forma en la que lo comunicamos.

Uf es tanto esto, te preparas tanto para el camino, para el fracaso, para la paciencia, para la travesía del desierto, para aguantar cuando nadie te conoce, cuando no te llaman. Para cuando te empiezan a llamar pero no te pagan, o te pagan cuatro duros. Para cuando aún eligen a otras personas que tú sabes que aportan en la misma medida que tú pero tú aún no resuenas en sus cabezas.

Digo muy en serio en mis conferencias que para brillar hay que sufrir. Es un proceso en el que atacas a todas tus partes más resistentes al cambio. Y es duro.

Pero cuando ya eres visible y tienes resultados con tu marca personal, es aún más difícil

Pero es que ahora voy más allá. El brillibrilli cuesta.

Esto de conseguir resultados por esa plena integración de saber quién eres, qué problemas resuelves y comunicarlos bien al mundo tiene una parte guay.

Y eso te acostumbras muy rápido. Tus clientes te reconocen por lo que saben hacer, tus compis te recomiendan y te valoran, los resultados llegan y todos a comer perdices. Pues no.

El brillibrilli cuesta.

Además, la gente te da mucho reconocimiento positivo, para los disfrutones de la vida como yo, además te dan refuerzo variable y a corto plazo en forma de like y también mola y te acostumbras muy rápido a las palabras bonitas

Es un ejercicio de honestidad muy importante reconocer abierta y públicamente (y en mi casa) que me molan los likes (y los corazones ni te cuento jajajajaja) que espero que no pases por alto.

Pero ¡ay amigo! toda la luz tiene su sombra. Ves lo mejor y lo más bonito de las personas y de sus buenas intenciones contigo, pero también otras partes menos bonitas. Y de eso va este post.

De la cara B de la gestión de tu marca personal cuando alcanzas cierto nivel de visibilidad.

Lo que nunca te han contado de la gestión de tu marca personal

Como la opinión de tu grupo de iguales es muy importante para ti, empiezas a escribir para ellos.

Pierdes foco y quieres la valoración de tus referentes y de tus iguales y dejas de escribir para las personas que forman parte de tu público objetivo. Así que por temor a ser repetitivo, poco innovador y nada disruptivo comienzas a perder el temido foco. Quién más quien menos lo ha hecho. Si te centras en hablar sólo a tus iguales estás completamente perdido.

Tus colegas sólo se van a impresionar por los resultados que consigues y por los problemas que resuelves con tu trabajo. Sólo te van a recomendar por el valor que aportas. Punto.

Al principio es fácil tener buenas ideas que te reporten resultados que incrementen tu visibilidad.

Pero con el paso de las años, te invade la sensación de que las ideas se van haciendo más repetitivas. Todo está más visto, tú también estás más resabiado y ya nada te sorprende. Así que es muy fácil que un intento de resurgir se te pueda ir la pinza. No somos creativos ni publicitarios (bueno Guillem sí y por eso hace lo que hace)

La solución está claro, vuelta una vez más a la propuesta de valor. Céntrate en lo que aporta valor a tus clientes. Recuerda que a menudo la mayor innovación es volver al inicio. A la esencia. No la pierdas nunca.

Palmeros

Hay personas a las que les gusta tu trabajo. Y hagas lo que hagas contarás con su apoyo. A alguien siempre les parecerán que ese sentimiento es falso. Que lo hacen por interés y por ver si logran sus resultados. Lo mismo de lo que te acusan a ti y que sirve como motivo de explicación de tus éxitos. Efectivamente, tú también eres palmero para alguien jajajajaja. Parece una broma, nada mejor que escribirlo para ver lo ridículo de todos estos movimientos.

Pero también hay personas que delante de ti te dirán cosas bonitas o muy bonitas. O, incluso, fingirán ser tus amigos. Y a tus espaldas hablarán de ti usando información personal que han cogido de tus conversaciones privadas, modificarán y sacarán de contexto. Notarás el frío helador de la traición en tu nuca. Esto es una cara B muy cruda. A mayores éxitos más posibilidad de ver la cara amarga del interés y la traición. Solución: ¿quieres una persona así en tu vida? Cuánto antes se desenmascare, tanto mejor.

Tú a tus #PersonasBonitas y mucho amor para que ell@s encuentren las suyas y dejen de dar por saco jajajaja (El sentido del humor, como ves, también ayuda mucho)

Hay personas que se hacen expectativas desmedidas sobre ti.

Se crean una imagen sobre ti que si no corresponde exactamente a cómo es en el 1.0 les enfada y les chirría. Han llegado a decirme, “no te hacía tan alta” y  “madre mía pero que alta eres”, casi como con enfado. Todo porque en su cabeza se habían hecho una idea sobre como tenía que ser y la realidad era otra. Imagina que harán muchas personas con los factores más sútiles como tu forma de moverte, tus habilidades sociales, tu forma de comunicar…

En un entorno 2.0 se te ve mil millones de veces, el día que te ven en persona te ven un solo rato. Si por el motivo que sea ese día no estás al 100% (gripe, cansancio, pocas horas de sueño, tienes miedo al avión y aún te tiemblan las canillas, estás nerviosa o simplemente no es tu mejor día) la valoración que se te hace es en base ese fragmento de tiempo. Todo tu recorrido de años se puede venir abajo en segundos.

Como mantengas ese pensamiento mucho tiempo en tu cabeza no hay cuerpo humano que aguante esa presión. Eres como eres. Y todos tenemos días mejores y días peores. Quítate importancia o estás perdid@

Te acusarán de cuchipandismo

Tú tienes un grupo de personas con el que por valores, gustos, aficiones, preferencias, intereses comunes, gracejo, etc te relacionas más. Caerán sobre ti los siete males acusándote de ser un pandillero.

No busques el motivo, el único es que quisieran estar justo en el lugar en el que estás. O tener una pandilla de las mismas características. O quién lo sabe… Es una cara B más.

Grábate esto a fuego: ese es única y exclusivamente su problema. No es el tuyo.

Si lo haces bien… Y si lo haces mal…

Tus logros los consigues por factores externos a ti. Y alguno de ellos muy azarosos. Por ejemplo: género (las tías venden más dirán unos o los tíos lo tienen más fácil por ser hombres dirán otras), ubicación (es más fácil vender en las provincias / grandes ciudades) siempre será más fácil en la tuya claro, el producto de los demás siempre se vende mejor que el de ellos.

Tus fracasos se producen por factores intrínsecos a ti y habitualmente tienen que ver con tu incompetencia: si no le sale un curso o no vende su nuevo infoproducto o el canal no tiene las visitas que debiera… Es que es un paquete, ya se acabo la moda,…

Antídoto: recuerda siempre que tienes algo que aprender de todo el mundo. Sobredosis de humildad.

No voy a seguir poniendo ejemplos, porque de esos seguro que te pueden sonar muy fácilmente. Lo difícil aquí es integrarlo en tu gestión para que dejes de invertir energía ahí.

Te he ido soltando antídotos que reduzcan el impacto de todo esto. Se pueden resumir en uno sólo:

“presta atención a aportar valor a las personas que conforman tu público objetivo y ten muy claro que cuántos más resultados obtengas más se polarizan las opiniones sobre ti”

Unos te amarán (y no tendrá tanta importancia) y otros te odiarán (y no tendrá tanta importancia)

Composición de Magda Peral 😉

Tu cara B

Aquí nadie es de hierro. Deja que te afecten las cosas, háblalo con tu grupo de confianza y recuerda siempre que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Así que tú a tu caminito. Y el que te quiera buscar que vaya a llamar a otra puerta porque en la tuya no recibes.

Aún teniendo esto claro, desde un punto de vista psicológico, esta cara B que recibes acentúa nuestra propia cara B, con efectos tan nefastos como estos:

Bajada de autoestima

Y dudarás de ti. ¿Qué habré hecho mal? ¿Debería haber estado más atenta a esto? Se sentiría mal en aquella ocasión en la que… Tal vez sea mi carácter, ya me dice mi madre que cuando saco el genio… De verdad. Deja de sufrir y no gastes energía. NO PUEDES GUSTAR A TODO EL MUNDO. Y ya.

Inacción

Para que no te den por arriba y por abajo se te ocurre evitar la exposición. Te ronda por la cabeza la idea de no publicar, de cambiar de estrategia. Actúas con la certeza de que vas a tener la espada de los demás encima. Dura unos segundos, pero ahí está. Quemando energía. Y las tienes justas. Que esto lleva toneladas de curro. A lo tuyo, a tu camino. Sigue.

Centras el foco en lo negativo.

Tienes mil comentarios positivos o neutros. Y sólo le das importancia al negativo. Sólo te recreas en lo malo, en la crítica, en la enésima indirecta sútil y cobarde que te han lanzado en redes. 

Desintoxicate. Vete una y otra vez a lo bonito.

Pérdida de energía.

Y no te la puedes permitir. Es tal tu nivel de trabajo que no puedes perder el tiempo aquí. Pon el foco en lo positivo. En tus resultados y en la mirada brillante de las personas a las que ayudas a que su vida un pelinín mejor. Contra la oscuridad, toneladas de luz. Recuerda que eres la suma de las personas que ayudas a brillar.

La Cara B Elena Arnaiz

By @marygcommunity

Ira sin canalizar.

jajajajajaja y como no te la trabajes la escupes sin pudor a quién quiera escucharte y el efecto devastador sobre tu marca es imparable. Así que aquí el mensaje es tajante:

Cuenta hasta 100000 millones de veces antes de escupir en redes. Esa falta de autocontrol, esa debilidad emocional, ese arranque justiciero no te beneficia ni a ti ni a nadie. En redes sociales habla sólo de lo que aporte valor a las personas que te escuchan. ¿tu mala leche y tu desfogue aporta valor? ¿No verdad? Pues a redes sociales se viene “llorao” y “desfogao” de casa  (en una gestión estratégica y profesional de tu marca, si las usas para el ocio tu mism@)

No hay luz sin oscuridad

Puede parece que me ha quedado un post siniestro. Puede que en algún punto de todo esto hayas leído algo y hayas dicho: ¡no merece la pena si este es el precio!

Si consigues poner en práctica estos enfoques de pensamiento que te he ido dando, la respuesta es sí.

La Cara B Marca Personal Elena ArnaizSi no eres capaz, tal vez tengamos ante nuestra vista uno de los motivos por los que se complica la estabilidad de la gestión de una marca personal en el tiempo y los motivos por los que no todas las personas consiguen alcanzar sus objetivos.

Una vez más, y aquí el punto más atractivo de todo lo que tiene que ver con Personal Branding son los factores psicológicos implicados en nuestros procesos de desarrollo profesional.

Porque para crecer como profesionales, necesitamos crecer sí o sí como personas. Y lleguemos a dónde lleguemos, el resultado de trabajar en todos estos aspectos siempre habrá merecido la pena.

Intentarlo no es una opción. A por todas, aunque el camino tenga espinas.

Tooooodo esto lo vas a poder con más detalle en este video que hemos grabado Eva Collado Durán (como sabes, es la reina de la gestión de la marca personal en España) para celebrar el primer año del Canal de YouTube referencia en Personal Branding con el que Andrés Pérez Ortega y Claudio Inacio nos sorprenden y aportan cada semana: Street Personal Branding (imposible que no estés suscrito ya)

Esta conversación la hemos mantenido mil veces en privado. Y siempre decimos, estas cosas les pasa a todo el mundo y si no les pasa, en algún momento les va a ocurrir. Con toda nuestra naturalidad y nuestro sentido del humor os lo contamos en el video. Ojo que está lleno de experiencias muy vividas que tienen la única intención de allanarte el camino y de hacerte ver que no estás sólo. Te esperamos en los comentarios (que ya van muy animados 🙂 )

Háblame de tu cara B, que te va a venir bien 😉

PD: Si todo lo anterior te falla, hay una formula infalible: AL CA RA JO. Científicamente probada. Palabrita.