¿Cómo hacer el mejor extracto de LinkedIn del mundo?

Aquí estoy esperándote, al otro lado de la pantalla con una gran sonrisa maliciosa. Sabes perfectamente que en folio y medio de Word no vas a encontrar la solución perfecta a tu extracto de LinkedIn. Lo sabes igual que yo. Pero en el fondo, buscamos soluciones sencillas, nos encanta el atajo y las fórmulas mágicas.

Y aquí no las vas a encontrar. Así que si tu intención era salir con extracto de gama alta en los tres minutos de lectura (menos si avanzas en vertical) que vas a invertir en este post, mejor que lo dejemos en este punto.

Si no es el caso (que ya sé que no lo es) tenemos buenas noticias. Te explicaré estrategias para optimizar el impacto de tu extracto y al final iremos a destripar las entrañas de mi propio extracto que hace unos meses que no reviso con mirada crítica. Será breve, doloroso pero breve. Allá vamos.

No tienes extracto de LinkedIn porque no te conoces.

Lo primero que tengo que decirte es esto. No tienes extracto de LinkedIn o el que tienes es totalmente ineficaz porque no te conoces. Olvida el “no tengo tiempo” con el que te autojustificas.

No tienes extracto de LinkedIn porque aún no sabes para qué estás en esta red.

Has escuchado que tienes que estar. Y tú siempre has sido muy formal y decidiste en su día abrirte la cuenta. Y resulta que LinkedIn es cómo tu coche. Sin el rollo del contacto, el punto muerto, el embrague, la primera y toda la parafernalia, aquello no hace absolutamente nada.

Si no estás gestionando de forma estratégica tu presencia en esta red, tus resultados en LinkedIn van a ser igual a 0. Y ojito porque a poco que lo uses como la única red que manejas con cierto criterio (Facebook) o como empieces a quemar contactos por jugar a la gallinita ciega y al “a ver si suena la flauta”, acabas puntuando en negativo.

En LinkedIn obtienes resultados si tienes estrategia. Si no la tienes, cierra el chiringuito porque no va a sonar la flauta.

¿Para qué has abierto tu perfil en LinkedIn?

Para tener el mejor extracto de LinkedIn lo primero que tienes que definir es el para qué. ¿Para qué te has abierto ese perfil en esa red?

¿Para buscar trabajo? ¿Para buscar clientes? ¿Para contratar personas?

Error.

Te tengo toda la explicación preparada en este post.

LinkedIn no te va a dar ni trabajo ni clientes ni candidatos. LinkedIn te da personas.

No te lo puedes perder. Pero por si acaso, te hago un resumen:

  • Estás en LinkedIn para conocer personas.
  • Estás en LinkedIn para que estas personas te reconozcan por aquello que sabes hacer a nivel profesional.
  • Lo demás sobra. Hacer spam, acumular contactos, contar allí todas tus intimidades y situaciones,  tratar de ligar (increíble pero cierto), hacerte el simpático, hacerte el disruptor cuando eres uno más del montón y no sabes ni puedes distinguirte por el valor que aportas (este punto tiene nombre y apellidos) sobra y no te va a dar ningún fruto.

Aprende a diferenciarte por el valor que aportas.

Este punto te lo explico de viva voz 😉

Tienes que tener un extracto.

No es una opción. Imagina que vas a una reunión de trabajo y cuando te digan aquello de: Háblame de ti… tú le digas: “no, mejor pasamos directamente al apartado experiencia profesional que no tuve tiempo a prepararme esa”

Tu extracto tiene que ser eficaz

  • Tiene que dar respuesta a esta pregunta:

¿Qué puedes solucionar en mi empresa o hacer por mí con lo que tú sabes, has hecho y con la forma en la que lo haces?

En definitiva, ¿qué beneficios voy a obtener por tenerte en mi red de contactos y en mi vida?

  • Tiene que invitarme a hacer algo contigo.

Llamada a la acción. Todo eso que me cuentas está muy guapo, pero ¿qué hago contigo? ¿Cómo te localizo? ¿Te llamo? ¿Te contacto en esta red? ¿Me paso a visitar tu blog para ver más de lo que haces a nivel profesional?

  • Tiene que dejarme con ganas de más.

Lo que he visto que me ha gustado. Pero quiero saber más. Quiero conocer más sobre esta persona. Sal del montón, diferenciate por lo bien que sabes  jugar tus cartas y por el valor que aportas.

       Esto lo puedes conseguir así:

  • No me hables de ti, háblame de lo que tú puedes hacer por mí en base a quién tú eres.
  • Dime qué solucionas a las empresas, a tus potenciales clientes, a tus candidatos o a quien quiera que sea tu público objetivo. Recuerda siempre que te eligen a ti por el valor que aportas.
  • Hablar para que se te entienda. Lenguaje claro directo, sencillo, amable, útil.
  • Genera una emoción positiva en mi tras haberte leído.

         Mide, evalúa y modifica.

  • Enséñaselo a cuanta más gente mejor. A tu amigo “tocanarices”. A ese más en concreto.
  • Asegúrate de qué lo entienden, de qué han identificado bien aquello en lo que tú aportas valor, que saben lo que quieres que hagan contigo porque tú te has encargado de pedirlo.
  • Cambialo. Tu extracto caduca. Afortunadamente, porque eso es que tu evolucionas, cambias y mejoras. Si tu extracto profesional en LinkedIn tiene más de un año y aún te sientes identificado con él y te gusta, vamos mal.

Y aquí viene la miga del asunto. Ha llegado el momento de la verdad. Todo esta ventolada que me ha dado con el post del extracto perfecto viene porque llega el verano y ya me toca hacer el cambio de temporada. Y vuelta otra vez a revisar perfiles, biografías, resúmenes, extractos… y esta tarde me tocaba enfrentarme al mío.

Te voy a contar qué cosas le voy a cambiar para ponerlo guapo y lustroso para el verano y que aspectos están ahí porque tienen que estar 😉 Y te invito a que hagas lo propio con el tuyo.

Puedes entrar a leer mi extracto AQUÍ: Elena Arnaiz Ecker en LinkedIn. Y ahora que lo tienes, vamos a destriparlo.

  • Para mi Extracto 17-18 en las dos primeras líneas tienen que aparecer mis palabras clave o mi frase estrella puesto que con la nueva configuración de LinkedIn es lo que te deja ver cuando entras en el perfil. Sería conveniente no perder oportunidades y si tú no les das al desplegable me la juego.
  • Hablo de las bases de conocimiento sobre las que se fundamenta mi trabajo: Psicología, gestión de personas (uso la palabra Recursos Humanos porque aunque no me gusta nada las connotaciones que tiene, tengo que usar un lenguaje claro y sencillo y tu me entiendes mejor si digo eso), Coaching (no aparece la palabra orientación profesional y es una parte vital de quién soy yo a nivel profesional, tendré que revisar esto) y Personal y Employer Branding (¿en serio? ¿por qué no ponerlo un poco más enrevesado? ánimo Elena que puedes lograrlo, se ve que hablar de Marca Personal y explicar el concepto me pareció muy simplote aquel día…)
  • Hablo de mis valores y del cómo desempeño mi trabajo: “perspectiva humanista”, “agradable experiencia para ti”, “lo profesional no va reñido con el sentido del humor y en llamar a las cosas por su nombre” Esto me gusta. Y además, mi particular forma de hacer y ser es lo que me diferencia del resto de miles de millones de profesionales que tienen los mismos conocimientos y experiencias que yo.
  • No des por supuesto: “Lo podemos conseguir a través de sesiones individuales (presenciales o a través de Skype para que no haya fronteras)” Desde que incluyo esta última frase en mi extracto, he incrementado sustancialmente el número de clientes que quieren realizar sus sesiones conmigo por Skype y que contactan conmigo por LinkedIn. También el de entidades que me piden grabar webinar o formación online. Era tan fácil como decirlo. Decir que hago lo que hago. Claro, ¿por qué ellos tenían que suponerlo?  ¿por qué yo tengo que creerme que todo el mundo está en mi cabeza y en lo que yo pienso? Era tan obvio. Busca tus “obviedades” y sacalas a la luz.
  • Llamadas a la acción. A falta de una, dos.

                    –Te invito a seguir leyendo y a que me llames o me escribas (elena@elenaarnaiz.es) cuando termines.

                      -¡No te olvides de echarle un vistazo a mi blog! www.elenaarnaiz.es (si no ha llegado el momento de llamarme, vete                                           profundizando en mi trabajo y en mi estilo es lo que vengo a decir con esto 😉 )

Y tú ¿cada cuanto haces cambio de temporada en tu extracto de LinkedIn?  ¿Cada cuanto cambias y adaptas la forma en la que le das la bienvenida a las personitas que se interesan en conocer más sobre ti.

Voy a seguir poniéndome guapa en el resto de perfiles y redes, pero sobre todo voy a seguir poniéndome guapa por dentro.

Si en mi propio proceso encuentro algo que te pueda aportar valor, no dudes que vendré aquí a compartirlo contigo. El verano es un momento idílico para esto y para muchas cosas más. Pero de eso hablaremos más adelante 😉

 

Plural: 6 Comentarios Añadir valoración

  1. Juan Pedro Sánchez dice:

    Muchísimas gracia, Elena.

    Me ha encantado. Además he seguido tus indicaciones, he visto tu perfil y he actualizado mi extracto 🙂

    Un abrazo.

    1. Elena Arnaiz dice:

      Que bueno Juan Pedro!! Me alegra muchísimo, y seguro que te has quedado más contento con él!! Mil gracias por pasarte por aquí a comentar, me ha encantado tu visita!! 🙂

  2. Ezequiel Moreira dice:

    Útil, actual, preciso, fresco…y mil cosas más. Sobre la parte de “tener ganas de seguir leyendo?” Cumplido! Una exquisitez.

    Gracias!

  3. Elena Arnaiz dice:

    Jo Ezequiel!! Pues muchísimas gracias por tu comentario. De verdad que te lo valoro y agradezco un montón. Si te ha sido útil me siento muy feliz. Gracias!!!

  4. Juanjo Corcuera dice:

    ¡Muchas gracias por las ideas, Elena! No por mucho oir las cosas nos damos por enterados… ¡Simplemente, genial!

    1. Elena Arnaiz dice:

      Muchísimas gracias Juanjo, me encanta que te haya gustado y sobre todo que te haya sido útil. Ahora a practicar 😉

Deja un comentario