Blog

El secreto para mantener un blog está en los demás, no en ti

El secreto para mantener un blog está en los demás, no en ti

¿Cuál es el secreto para mantener un blog? Hoy cumplo 4 años con mi blog. Esta mañana me levanté cansada. Físicamente cansada, con mil tareas por hacer, viajes por preparar y ruido interno molesto, del que me pesa.

Y me dije, «pues ya está… No escribo nada» nadie se va a enterar que es hoy y tampoco se me ocurre cómo aportarles valor porque las ideas chulis para hablar del blog ya se me ocurrieron en el año uno, dos y tres.  Pero estuve toda la mañana con el run-run: «Jolín, mi pobre blog. 4 años ya. La de miedos que he superado gracias a él, todo lo que me ha hecho aprender y yo¿Ni siquiera le voy a felicitar? ¿No voy a compartir mi alegría contigo?»

Mantener un blog Elena Arnaiz

Así que en la reflexión, en la propia excusa, dentro de la inseguridad encontré la respuesta. Una vez más me reafirmo en la idea de que para poder brillar hay que pasar por la oscuridad. Cada vez estoy más convencida.

Me preguntan muchas veces cuál es el secreto para mantener un blog y hoy quiero compartir contigo este pensamiento que me ronda cada vez más en la cabeza y al que me esfuerzo por volver una y otra vez.

¿Cuál es el secreto para mantener un blog?

La única clave del éxito de un blog no eres tú, son los demás. Me explico, la acción clave y estratégica es poner a disposición de los demás todo lo que sabes.

mantener un blog Elena Arnaiz

Ni la originalidad, ni la creatividad, ni la constancia, ni tu conocimiento profundo. Nada. Es decir, todo esto tiene que estar, sí. Pero lo único que funciona es:

  • Que quieras llegar al corazón de los demás.
  • Que quieras promover un cambio en los demás.
  • Que con tu conocimiento, tu experiencia y de la forma en la que a ti te sale llevarlo a cabo quieras que la vida de alguien (alguien de tu público objetivo, claro está) sea un poquito mejor.
  • Que tengas el deseo genuino (lo de genuino es la parte más importante) de ver brillar los ojos de los demás.

Tu blog, tu marca personal y tus posibilidades de ser elegido sólo mejorarán en la medida en que una y otra vez este deseo sea lo único que sobresalga de ti. El de aportar valor. Beneficios en los demás. Esa debe ser tu única obsesión. Y con ella encontrarás el resto. De la mano de poner tu foco en aportar valor llegará todo lo que buscas:

Visibilidad

La visibilidad no es un objetivo, es una consecuencia. Las visitas, el tráfico, el engagement es el resultado y la consecuencia lógica de aportar valor. Es una consecuencia de hacer muy bien trabajo y de encargarte de enseñarlo. Y de encargarte de aportar valor porque esas personas a las que has ayudado van a  hablar (bien a poder ser) de ti, de compartir tu contenido, de recomendarte y de llevarte por medio mundo.

Credibilidad

Porque cuando me hablas del valor que aportas ya no estoy haciendo una apuesta al sol. Cuando te contratan saben con qué se van a encontrar, saben cuál es la línea de pensamiento, conocen tu tono, tu estilo.

Mira el debate que se han marcado Andrés y Claudio en Street Personal Branding esta semana sobre Visibilidad y Confianza, que aporta mucho valor a estos dos aspectos.

Incremento de opciones

Si enseñas parte de tu valor a tu público objetivo es lógico que al encajar la solución que te propones con la necesidad que ellos tienen se produzca, de forma natural, la fusión. En cristiano, la contratación.

Sinergias

Tiene lógica, las sinergias se forman porque tengáis aspectos en común de base y núcleos de especialización diferentes que hacen que si os unís, la fuerza de los dos crezca.

Desarrollo de producto

Escribir en tu blog centrando tu forma de comunicar en el valor que aportas en los demás implica eso, ser capaz de obsesionarte con averiguar qué es lo que lo demás necesitan de ti. Conocer a fondo cómo puedes convertir en productos tus competencias (todo el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que te permiten promover un beneficio en los demás).

Solo enfocándote en los demás y haciendo este trabajo exhaustivo de investigación podrás diseñar servicios a las personas que te leen, sólo así se produce la conversión de lector en cliente, de follower en prescriptor.

Escribir en tu blog de esta forma que te plantea te obliga a pensar en la personita que te lee por todas sus vertientes y, así,  te evita caer en la dulce trampa de ser tú quien le pregunte a tu cliente que es lo quiere de ti. Lo he visto, y tú también. Es más, hasta lo he hecho. El esfuerzo que yo no estoy dispuesta a hacer pensando en productos, temáticas, lo que sea para mis clientes se lo hago a hacer a ellos. De verdad, cada vez que le preguntas a tu cliente acerca de la temática que tienes que tocar en tus próximos post se me alisa un rizo y tu pierdes ventaja competitiva.

Y si no, piénsalo así: ¿a que a las personas en situación de desempleo les decimos una y otra vez que no digan a su público objetivo que pueden trabajar de lo que sea? ¿A que se nos llena la boca diciéndoles que tienen que hablar del valor que aportan, que los problemas que solucionan? En definitiva, les estamos pidiendo que conozcan las necesidades del mercado y que diseñen el producto y lo comuniquen así. Pues para nosotros, aplica exactamente lo mismito.

Tengo un post en mi libreta mágica esperando agenda para detallar este tema y me consta que mi amiga Meme Romero también te está preparando algo en esta línea. No te lo puedes perder, que lo de hablar con tu cliente que nos dicen desde la metodología lean start up de verdad que no tiene que ver con darle la chapa a tu cliente para que se curre él tu propuesta de valor. Que lo de hablar con tu cliente es para otra cosa. Ya te contaré más.

Reconocimiento

A las personas nos gusta que los demás nos digan que lo que hacemos en útil, interesante y/o bonito. Y si puede ser todo junto mucho mejor. Que se lo digan a Enrique Cejudo y la turra que le estoy dando porque me ha dicho que mi último post no le llegó (es éste de la introversión, mirámelo con cariño si aún no lo has leído que no se me ha curado el resentimiento ). Él no me cree, pero en el fondo de mi corazón siento dolor, jajajaja. Quizás no tanto, pero es lícito y saludable admitir que nos gusta el reconocimiento. Que lo necesitamos. Que lo disfrutamos.

Pero, y ojo aquí, esto nos puede apartar de nuestro foco y caer en el conocido «todo por el like en tu marca personal«. No puedes ni debes gustar a todo el mundo. Sólo tienes que ocuparte en gustar (cubrir las necesidades) del que has decidido que sea el público de tu post. Y para el resto ya escribirás en su momento (o no). Pero no puedes (ni debes ni es sano) querer gustar a todo el mundo.

Y, aún más, la forma más dramática de dejar de gustar es escribir y publicar para querer gustar a todos o para querer ponerte a ti y a tus necesidades en el centro de atención. Centrarte en los demás te permitirá obtener su reconocimiento y de forma lógica, perderás el de todos los demás. Y debe importarte un carajo

#PersonasBonitas

Pero lo mejor es esto. Cuando escribes con transparencia, cuando te dejas ver, con lo bueno, lo malo, cuando todo está integrado en ti de forma armoniosa. Cuando no tienes nada que esconder porque has decidido hace un tiempo que lo que ves es lo que hay, que no tienes tanta importancia como la que en su día tu creías que tenías, cuando lo único que te mueve es dar porque ya no tienes nada que perder, llega la magia y todo encaja. Y de forma causal (no casual) las personas que necesitan escuchar justo lo que tú les estás ofreciendo llegan a ti. Y les resuena lo que les dices. Les viene bien, les hace falta, les llega. Y te lo dicen. Y tú les haces llegar más. Y a su vez, te alimenta de lo único que tu necesitas para continuar: Ser capaz de atisbar a una persona quitándose capas para dejar salir toda la luz que lleva dentro. Y así, y sólo así, miras a tu blog con este cariño que yo le tengo al mío por las mil millones de alegrías que me ha dado y por la cantidad de personas bonitas que me ha traído y que hacéis que mi vida sea un poquito mejor.

Mantener un blog Elena Arnaiz

Sólo gracias. No sé me ocurría de que escribir para felicitar los 4 añitos a mi blog. Pensar en ti, como siempre, es la solución. GRACIAS y sigamos apostando por poner toda nuestra energía en aportar el máximo valor que podamos.


¿Una conferencia en un AVIÓN? Me dan miedo los aviones. Pues dí que sí, y allá vamos. Y así que gracias a todo el equipo organizador de SkyConference y muy especialmente a Juan Carlos Álvarez al que le estoy profundamente agradecida daré una conferencia en el aire sobre marca personal para administradores de fincas ¡Lo flipo!

Elena Arnaiz