Blog

¿Qué espero de ti cuando te conozco en un Foro de Empleo?

¿Qué espero de ti cuando te conozco en un Foro de Empleo?

En mis últimos años de Universidad y en el primero de recién titulada acudí al foro de empleo de la Universidad de Oviedo con mi carpetita en mano repleta de CV hechos con toda mi buena intención pero no con la mejor estrategia, con curiosidad infinita y también con miedo a no saber actuar con propiedad. Años más tarde, mi propia trayectoria laboral me llevo a participar, ésta vez, como representante de mi empresa con el objetivo de atraer talento o de dar a conocer sus servicios de intermediación laboral.

Por si es tu primer año, por si has ido más años pero sin ninguna estrategia, por si hace años que no tenías que acudir a este tipo de eventos, pero por circunstancias crees que puede ser conveniente que en esta edición te acerques por allí, por si vas a un foro de empleo o cualquier otro tipo de evento de estas características, se que va a implicar que salgas de tu zona de confort para hacer cosas diferentes con las que obtener resultados diferentes.

Quiero compartir contigo estas ideas sobre actitudes triunfadoras cuando te alejas del lugar en el que todo está en (relativo) orden:

¿Qué espero de ti cuando te conozco en un Foro de Empleo?

Sonríeme.

Parece una obviedad, crees que sonríes, pero no siempre lo haces. Y no imaginas lo importante que es. Si me sonríes me apetecerá más hablar contigo. No podré evitarlo. Es algo intrínseco al ser humano. Nos gusta rodearnos, en general, de personas seguras, alegres, que te tienden la mano mirándote a los ojos y que nos den los buenos días por la mañana con energía. En una palabra, de personas bonitas.

Los “muertos vivientes”, el tono vital bajo y los pies que se arrastran por el suelo no causan una primera impresión favorable. Cárgate de energía para venir al foro de empleo.

Dame la mano.

Tengas la edad que tengas y la experiencia (o ausencia de ella) en el momento en el que te estás formando en la Universidad estás siendo un profesional y debes mostrarte como tal. No soy tu profesor ni tu compañera, soy una profesional que busca talento y tú un profesional que busca una empresa. Estamos en una relación de igual a igual en la que si los dos hacemos las cosas bien, los dos ganaremos. Y eso es genial, pero eso inclina tu balanza hacia la responsabilidad sobre cómo tomes las riendas de tu trayectoria laboral. Tu presentación, tu actitud y la puesta en escena de tu candidatura es tu responsabilidad, no esperes que yo tenga poderes adivinatorios. Si no te expones, si no vienes a mi, no podré reconocer tu magnífico talento.

Mátame de ganas.

Soy plenamente consciente de que no tienes experiencia profesional (¡no te ha dado tiempo a tenerla!), tienes muchos compañeros en tus mismas condiciones, con el mismo perfil, pero a lo mejor con una experiencia de prácticas, o con un idioma, o con… Siempre va a haber alguien mejor que tú y cientos tan válidos como tú. Pero, de momento, tú estás ahí. En territorio hostil y movedizo. Enhorabuena por dar un paso al frente y diferenciarte de los que se quedaron en casa porque “para que van ir ahí a perder el tiempo…”, enhorabuena de corazón porque decisiones valientes como ésta que te hacen salir de tu zona de confort serán las que te acercarán al éxito.

Por este motivo, el factor diferencial  serán siempre tus ganas. Interioriza esto porque buena parte de tus éxitos en tu trayectoria profesional vendrán determinados por tus ganas y por tu entusiasmo al transmitirlas.

Estas ganas o se tienen o no. Pero si las tienes, si de verdad sientes nervios en el estómago por conocer de cerca tu profesión, por empezar a palparla de cerca, no te inhibas. Enséñamelas y triunfarás.

No me pidas trabajo. Pregúntame todo lo que puedas.

Ni me pidas trabajo ni me lances tu CV de forma fría y neutra. Tu objetivo no puede ser salir del foro con trabajo, ni tan siquiera con una entrevista (aunque éste objetivo si que pudiera ser más factible). Tu objetivo ha de ser conocer personas que trabajan en empresas que tengan potencial intención de contratarte. Necesitas tener información previa de la empresa y necesitas contrastarla conmigo. Necesitas saber qué tipo de profesional suelen contratar  (y los datos que te den te servirán para ver en qué medida te acercas tú y para trazar tu itinerario formativo), necesitas saber cuáles son los canales más adecuados para contactar con esa empresa y cuáles son las fórmulas de contratación más habituales (saber si tienen o no becarios, puestos para recién titulados, etc)

Pregúntame todo lo que se te ocurra (con coherencia y reflexión previa). Esa información sobre las necesidades de las empresas es tu llave de entrada en ellas.

Enséñame tu propuesta de valor.

No me cuentes lo que me va a contar todo el mundo. Casi puedo adivinar, me vas a decir qué estudiaste, los puestos de trabajo que ocupaste y poco más. Necesitas más, necesitas ser capaz de elaborar un discurso que me haga entender los problemas que vas a solucionar en esa organización que previamente has investigado y por la que ya estás mostrando un interés genuino. Elaborar tu propuesta de valor es muy difícil, en este enlace tienes una guía espectacular sobre cómo hacer la propuesta de valor con vídeo incluido que te va lo a poner mucho más fácil

Agrégame a tu red de contactos en LinkedIn.

Sin disculpas. Me harás ver que tienes competencias digitales, que estás de “rabiosa actualidad”, que conoces el funcionamiento del mercado laboral. Me acordaré de ti, me enviarás una invitación personalizada en la que señales que nos conocimos en el Foro y destaques algo de nuestra conversación. Continuarás estando en contacto conmigo cuando pase un tiempo (la memoria de ambos es muy frágil y esta red nos permite refrescárnosla a ambos a través de nuestras publicaciones y de lo que podamos compartir en adelante).

Y llegado el momento en que necesitemos personas de tu perfil, me será mucho más fácil rescatarte y sabré dónde ir a buscarte. Tienes cientos más de posibilidades de que surja una oportunidad laboral de aquí que de dejarme tu CV encima de mi stand.

Di NO al derrotismo, al no sirve para nada y al no lo voy a conseguir. Cuando lo tengas claro márcate tus objetivos, no pierdas de vista tu foco y a por todas.

Acabé Psicología en el año 2003. Todo a mi alrededor me enviaba señales que parecían indicarme que siendo mujer, asturiana de la cuenca minera (a muchísima honra pero, honestamente, no es el paraíso de las oportunidades laborales) y psicóloga (me harté de escuchar lo de das una patada y salen mil) mis posibilidades de encontrar empleo eran más bien escasas. Pues se equivocaron. Sus palabras me hicieron ver que sería muy difícil (ser optimista jamás me ha hecho ser perder de vista la realidad) pero que lo único que tenía que hacer era esforzarme el triple.

Y a ti sólo te pido eso. Paso a paso, sin dispersarte y con el único objetivo de meter la cabecita. No dejes que te quiten las ganas, vete al Foro de empleo y vete al fin del mundo con tu sonrisa, tus ganas y tu mirada brillante. Trabaja, lee, esfuérzate, estudia y no te canses de actuar. Hártate de hacer pequeñas cosas, de conocer personas, de dar pequeños pasitos y de probar. Esto es lo que está en tu mano, contra el resto no tienes capacidad de actuación. Abandona la queja porque no te llevará a nada bonito y pasa a la acción. Sólo de esta manera conseguirás llegar a tus objetivos.

Después de esto, sé que no podrás decirme que no ¿nos vemos en el foro de empleo?