Blog

Te estás perdiendo 8 de cada 10 ofertas de empleo ¿vas a seguir mucho tiempo así?

Todo ese tema del mercado oculto de trabajo, de las ofertas de empleo que no salen a la luz, de los nuevos métodos en la búsqueda de empleo… se resume en esto: Te estás perdiendo 8 de cada 10 ofertas de empleo.

Te estás perdiendo 8 de cada 10 ofertas de empleo.

Tú, que buscas tanto tu ansiado trabajo y te está pasando esto. Y no te estás dando cuenta. Y yo quiero remediarlo.

A ver si lo consigo. Seré clara y directa (para variar…)

Quizás el problema sea ese, quizás es que buscas. Buscas ofertas de empleo. Y para que las encuentres estás tienen que estar publicadas. Si no se cumple esta condición, será imposible. Y esto no se está cumpliendo. Y aun corriendo el riesgo de que me llames dramática o exagerada, me preocupa sinceramente, que te quedes fuera del mercado laboral.

Y es que más que de buscar se trata de hacerse el encontradizo. Más que de cumplir unos determinados requisitos se trata de ser la opción elegida.

El proceso

Pero analicemos el proceso que ya en la actualidad impera para que nos resulte más fácil de asimilar.

empleo-elena-arnaiz

Imaginemos que yo soy la responsable de una organización en expansión (con una elevada facturación y unas vistas muy bonitas en mi despacho, por soñar que no quede).

Cuando tengo necesidad de talento para mi empresa ¿sabéis que hago?

Busco entre mi red de contactos profesionales. (Todo en las empresas es más simple de lo que parece…)

Antes de la GRAN CRISIS (si, esa a la que le echamos la culpa de todos nuestros males) el listado se me acababa pronto, porque la gran mayoría de esas personas trabajaban felizmente. Por eso, en seguida tenía que publicar la oferta de empleo en los canales que todos conocemos. Para conseguir llegar a más gente.

Actualmente, la cantidad de personas muy muy muy válidas (como tú que me estás leyendo) en situación de desempleo es muy alta. Así que ahora puedo cubrir muchas de mis vacantes con estos contactos.

Inciso

Voy a hacer un importante inciso en este mismo punto. Tienes que reconocer conmigo que al escuchar la palabra contacto profesional a tu cabeza ha venido a revolotear la palabra “enchufe”. Si eres español, lo has pensado. Esto es un mal común. Quiero hacer una enorme distinción que hará que no decaigas en tu búsqueda justo en este punto.

Si mi hermano es un paquete y por el hecho de ser mi hermano entra en mi empresa, eso es un enchufe.

Si mi hermano es muy válido y a igualdad de condiciones con el resto de talento interesado en mi empresa entra mi hermano, esto es una recomendación.

Si no tengo ninguna vinculación con la persona que va a entrar en el puesto y lo conozco porque nos une un interés profesional, es un contacto.

Así que siento chafarle a alguien su justificación para tirar la toalla. Esos enchufes existen, pero suponen un porcentaje ridículo como para que deseches la oportunidad. Lo siento, pero ya no te servirá de excusa aquello de que cómo tú no tienes padrino, no tienes opciones. ¡Seguimos!

Contactos profesionales

Y, en este punto, debo señalar que los contactos profesionales (esos que te van a facilitar tu entrada en la empresa) puedes hacerlos de dos formas.

  • Como toda la vida: las personas con las que has trabajado, tus compañeros de facultad, las personas que conoces en organizaciones profesionales de tu sector, en las conferencias a las que acudes para estar actualizado, en los eventos de networking que circulan con frecuencia por tu ciudad, etc. También lo podemos llamar 1.0.
  • Como, además, deberías estar haciendo actualmente: con la llegada de las redes sociales y su uso masivo, se nos ha permitido conocer a cualquier persona de cualquier lugar con un solo clic. Y además, por si no quieres romperte mucho la cabeza, te han diseñado una aplicación que está hecha para eso. Se llama LinkedIn. Y tienes que leer este post justo en este punto, porque no estás sacándole provecho.
Busca trabajo y enseña talento.

En definitiva, se trata de que busques trabajo y enseñes talento. En este post te lo explico mucho mejor.

Este segundo método implica que tú como candidato debes hacer visible tu propuesta de valor como profesional, y de ahí que oigas tanto la importancia de que gestiones tu marca personal y lleves a cabo un estratégico proceso de Personal Branding.

Y tú, empresa, debes ocuparte de que tu empresa sea conocida y atractiva para el talento que necesitas, y de ahí que debes trabajar para que tu marca de empresa sea muy atractiva. Más conocido como Employer Branding.

Con estos recursos, las empresas son capaces de cubrir el 80 % de sus necesidades de talento. Y recuerda que además, con estas nuevas formas de buscar, logramos acceder a aquellos candidatos pasivos (personas que están trabajando y no postulan a las ofertas de empleo cuando se publican)

Cuando las empresas se pongan las pilas y las cabezas de los más acomodados en la gestión de personas empiecen a rodar por seguir invirtiendo tanto dinero y tanto tiempo en sus procesos tradicionales de selección, descubrirán que tienen que mejorar profundamente su estrategia de employer branding y este porcentaje aumentará aún más.

Cuando la mayoría de tu competencia (el resto de personitas que están buscando empleo) se den cuenta de que trabajando su marca personal y haciendo visible su propuesta de valor acceden a mayor número de ofertas… Tú y tus ganas de trabajar tendréis un grave problema.

Con este panorama, te preguntarás que pasa con el 20% restante ¿verdad?

¿Qué pasa con el 20% restante?

Pues bien, muchas de estas ofertas que salen a la luz, se corresponden con aquellos puestos que requieren de una altísima especialización. Recuerda que nuestro mercado laboral es tremendamente global (de ahí los idiomas) y muy tecnologizado (de ahí nuestra emoción cuando encontramos un programador JAVA (bueno) disponible) y requiere perfiles con características muy específicas.

No encontramos el talento adecuado en nuestra red de contactos y no sabemos buscar con eficacia en nuestras redes sociales estos perfiles. Y entonces, desengrasamos la maquinaria y vamos a los procedimientos que todos conocemos (portales de empleo, nuestras webs corporativas, procesos de selección, consultoras externas, etc). Y esto es caro y poco eficaz porque lanzamos la oferta y todos los que están esperando por ese 20% porque aún no han caído en esto que te estoy contando, se lanzan literalmente a estos puestos, cumplan o no los requisitos. Y, adivina que ocurre: sí, justo eso, que no los cumplen. Y créeme que son muchos. Y no superan el filtro (si, en muchos casos son filtros arbitrarios, aleatorios y para mi gusto casi crueles) y tu te frustras (y no me extraña) y al otro lado, se preocupan por la baja eficacia y el elevado coste (y no le ponen remedio).

Y te estás jugando TODO a un solo CV. Y no me extraña que te preocupe tanto. Yo no entendía cual era la fijación que tenían mis clientes con el CV. Yo decía, pero si tienen muchos más canales para hacerles llegar la candidatura, ¿por qué dejarlo todo en manos de lo que diga un dichoso papel de nosotros?

Y no se me olvida, en ese 20% también entran aquellos puestos que por tener tan baja cualificación (y en consonancia, tan baja retribución), no te apetece hacer aún.

¿Te he pintado el panorama suficientemente desalentador como para que algo se haya removido en ti y, por fin, hagas algo diferente para poder acceder a ese 80%?

Dime que sí, me habrás alegrado el día. Pero es que tu búsqueda de empleo habrá dado un giro que marcará un antes y un después. Y yo me alegraré mucho contigo.

Empleo Elena Arnaiz


Si quieres conocer más sobre este tema tan indispensable para ti, puedes venir el martes de 17 de octubre a las 17.00 a esta charla en la que te contaremos con todo lujo de detalles.

Puedes realizar tu inscripción aquí: http://www.camara-ovi.es/pagina.aspx?codPagina=279

¡Te esperamos!

Y si quieres escucharme contandote todo esto y con más ejemplos… dale al play en este webinar que tuve el placer de realizar para Infojobs con mi querídisimo Nilton Navarro 🙂