#hoybrilla

Atreverse a brillar es de valientes #HoyBrilla @EnriOrienta

Atreverse a brillar es de valientes. Por Enrique Cejudo.

Es humilde. Pero es que también es generoso. Y bueno, si Enrique es muy bueno. Destila bondad. No cabe duda. Con sólo verlo mirar a su hijo (#superPEPE) y a su mujer ya sabes que sí. Pero es que con sus compañeras también lo hace. He visto tanta admiración, tanto respeto hablando y mirando a sus compañeras. Esa es la huella que una persona deja y que no va a escrita en ningún plan de acción. Quizás por eso a él le cueste tanto verbalizarlos. Los lleva tan adentro, tan impregnados, tan en su esencia. Y, en todo caso, como buen super héroe que es, los superpoderes han de quedar en el anonimato. Para sacarlos cuando hace falta. Y ahí es donde él brilla. No tengo la fortuna de haberle visto trabajar en el tú a tú, en el campo. Pero si le he escuchado hablar sobre ello. Y sé que su pasión por las personas no es de esa que se pone por escrito para que quede guapo. No la de él no. Orientación centrada en la individualización y personalización de los procesos, que no se nos olvide nunca. Que el marco teórico está muy bien, que las estrategias son geniales pero que los pelean día a dia por bajar todo eso a la persona, son ellos. Y ahí debemos poner el foco. Brillante forma de entender el desarrollo y brillante forma de llevarlo a la práctica. Todo un referente y todo un ejemplo en la orientación desde el ejemplo. Superando barreras, saliendo de la zona “innombrable”, diciendo que #NoEsNo alto y claro y brillando en #EKHuelva y en su blog. Ese que también tiene una historia de las de llorar de risa. Porque sí, es el rey de contar historias. Voz aterciopelada incluida. Mira con que historia tan generosa y tan centrada en la persona ha venido a brillar 😉

Enrique Cejudo HoyBrilla Atreverse

Atreverse a brillar es de valientes

Cuando Elena te invita a escribir en su Hoy Brilla lo primero que hago es pensar en mi mismo (¡cómo somos! ¿verdad?), en una historia que hable de cómo lucho por brillar o de cómo me lo curro para poder brillar.

Rápidamente me doy cuenta de que conozco historias, muy cercanas, que me inspiran, verdaderos ejemplos de brillo y de querer brillar.

Total que decido que el HOY BRILLA que me brinda Elena, se convierta en el HOY BRILLA de un valiente, de alguien que se ha atrevido a BRILLAR… porque atreverse a BRILLAR es de valientes.

Miguel I de Valverde

Os voy a contar la historia de mi amigo Miguel, él es un valiente, él se ha atrevido a brillar, él se ha atrevido a hacer lo que much@s hemos soñado y casi ninguno nos hemos atrevido a hacer.

Miguel es mi amigo desde que tengo uso de razón, nuestros padres eran amigos así que nos criamos entre barbacoas en el campo y peleas de niños… yo le daba con un palo sin que los mayores se dieran cuenta y cuando el intentaba “vengarse” yo salía corriendo gritando “¡me quiere pegar, me quiere pegar!”, como es 2 años mayor que yo, siempre le caían las broncas por querer pegar al pequeño angelito… todavía me lo recuerda.

Él es un aventurero, un manitas y un buscavidas, siempre lo ha sido.

Ha vivido en Inglaterra, Brasil y en infinidad de sitios buscándose la vida y viviéndola, viviéndola con positividad y entusiasmo, sin lamentarse por las circunstancias que, en ocasiones, no han sido las mejores.

Ha trabajado casi de todo, incluso con traje haciendo visitas comerciales, pero lo suyo es lo manual… montaje y carpintería son las áreas en las que es un profesional… y de los buenos.

Él tuvo un sueño, algo que estaba totalmente alineado con su persona, con su culo inquieto, con su  capacidad infinita de adaptación y de aventura: quería recorrer Sudamérica… ¡¡en bicicleta!!!

Ahora podría deciros que cada vez que se ha propuesto brillar lo ha conseguido… pero no, no es así, al igual que muchas personas, entre las que me incluyo, para brillar se necesitan una serie de ingredientes que nos impulsen: pasión, interés, ganas, muchas ganas, creer en uno mismo, tener el conocimiento necesario y ser VALIENTE para atreverse.

La Aventura (1ª parte)

Era el año 2014 y, después de casi 10 meses currando y ahorrando todo lo que pudo, en octubre, se marchó con dirección Brasil a empezar su aventura. Fueron meses de preparación, de inventarse artilugios que le facilitaran las cosas, de compras en Amazon y de ver vídeos de personas que habían hecho cosas parecidas a las que él quería hacer.

No faltaron l@s que intentaron (con mayor o menor vehemencia, con mayor o menor cercanía, directa o indirectamente, con buenas o no tan buenas intenciones) apagar su brillo:

  • “¡Lo van a matar!”
  • “¡Es muy peligroso!”
  • “¡Está loco!”
  • “Pero… ¿cómo va? ¿en bicicleta?”
  • “¿deja el trabajo para irse?”

Cualquier excusa era buena para ponerle un pero a su aventura. Por supuesto, también estuvimos l@s que le animamos a que persiguiera sus sueños, l@s que sabíamos que era algo que él tenía que hacer.

Miguel estaba dispuesto a brillar y reunía todos los ingredientes necesarios para hacerlo, por supuesto y, en contra de tod@s los agorer@s, es un VALIENTE.

Llegó a Brasil, recorrió en barco una parte del Amazonas y, tras 3 semanas, empezó a pedalear, en ese momento ya estaba en Perú.

Cuando apenas llevaba una semana pedaleando por Perú aparecieron los problemas… los muy problemas como diría aquel.

De la forma más tonta, a la menor velocidad posible y mientras cruzaba unas vías de tren… resbala y… se parte la cadera… ¡¡¡a 9000 de Kms de casa!!!… ¿os imagináis la situación?

Recuerdo todavía nuestras conversaciones previas sobre la conveniencia de contratar un seguro para el viaje… ¡menos mal!

Un mes hospitalizado en PERÚ, su madre teniendo que viajar para acompañarlo y traerlo de vuelta… sin la bicicleta que tuvo que dejar allí (en casa de un valverdeño… sobre los valverdeños por el mundo ya os hablaré otro día).

Todo el trance con buena actitud, bromeando, sabiendo que se le escapaba su sueño de entre las manos sin apenas haber podido BRILLAR.

Vuelta a casa, abrazo… hermano… ¿qué delgado te has quedado? Enri… tenía que intentarlo y no ha salido bien. Probablemente no me llegaron la mayoría de los pensamientos y comentarios de tod@s los que se jactaron de que estaba claro que eso no podía salir bien (no me llegaron porque pegaba bocados). Al igual que antes de irse, también hubo muuucha gente preguntando qué tal Miguel y qué mala suerte.

La Transición

El año 2015 fue una año de recuperación y de transición y, cuando comenzó 2016, su mente estaba puesta, de nuevo, en su aventura.

Sí, sí, te partes una cadera a 9000 Kms de casa, tras haber planeado el viaje durante mucho tiempo  y, cuando recuperas el aliento, tu cabeza vuelve a pensar en BRILLAR…. Eso, eso es de valientes y de tener claro lo que uno quiere.

¿podéis imaginaros el trabajo de planificación, organización e imaginación que de nuevo requirió?

En el verano de 2016 se fue a Menorca a trabajar durante 3 meses, 14 horas al día, casi sin días de descanso, sin ningún tipo de brillo pero con el convencimiento de que para BRILLAR hay que pasar un tiempo en la oscuridad.

Hay que ser VALIENTE, mucho, para volver a planteárselo, todo y casi tod@s en contra pero con una idea clara… sólo se brilla para un@ mism@… no se puede brillar para la gente, eso, eso no es BRILLAR.

La Aventura (2ª parte)

Febrero de 2017, de nuevo camino de PERÚ, a reencontrarse con su destino, con su bici y con el cura que lo asistió en primera instancia en esa vía de tren (lo que nos hemos reído recordando esa ayuda divina a alguien tan ateo como él).

En estos momentos, verano de 2018, Perú, Chile, Argentina, Brasil, Ecuador… kilómetros y kilómetros de bicicleta,  kilómetros y kilómetros de brillo, kilómetros y kilómetros de esfuerzo, de adaptación, de supervivencia, de valentía, de lucha. Un grupo de whatsapp que es nuestra ventana a su mundo, llamadas internacionales en momentos de duda y empujones desde España para que rendirse sin pedalear no sea una opción.

Mucha, pero que mucha ayuda de personas que sin conocerlo le han dado alojamiento, comida o, simplemente, conversación y amistad.

¿Sabéis por qué? Porque cuando estás dispuesto a brillar, cuando de verdad te atreves a BRILLAR es más fácil encontrar apoyos, tu luz inspirará a otr@s.

Punto y a parte

Esta historia, de momento, acaba aquí pero seguirá en otro momento… igual en otro HOY BRILLA… y acabará cuando Miguel quiera que acabe, cuando él decida que su brillo se apaga por allí y quiera traerlo de vuelta a España… l@s que lo queremos no tenemos prisa, le preferimos allí feliz.

Esta es parte de la historia de Miguel, mi amigo, mi hermano, un ejemplo de lo que cuesta BRILLAR, de que no es fácil, de que hay que querer brillar de verdad para sobreponerte a los contratiempos, de que si te lo propones casi todo es posible pero, sobre todo, de que atreverse a BRILLAR es de VALIENTES y de que no hay que pedir permiso para hacerlo.

El verdadero éxito no es BRILLAR, el éxito está en querer hacerlo y hacer todo lo posible por BRILLAR.

Atreverse a Brilla Enrique Cejudo Elena Arnaiz

Fotaza de Cejudo por Manuel Morillo Fotografía

 

Así es él, así es Miguel que sin quererlo, por centrarse en su camino y en su sueño brillan. Y así queremos que seas tú. Puedes seguir todo de Enrique en su BLOG (no imagináis la ilusión con la que escribo estas palabras) y en el canal de Youtube Talentú de Meme Romero en el que comparten conocimiento (del bueno), amistad, complicidad y sentido del humor a raudales

Me encantará leer tu comentario :)