Tu marca personal me vuelve loca

Tu marca personal me vuelve loca. Pero loca de remate. Y en diversos sentidos. Te lo cuento todo:

  • Me vuelve loca vislumbrar tu talento y ver como te permites mantenerlo escondido. Bien escondido. Como si no supieras qué hacer con él después de que la magia ocurra.
  • Me vuelve loca verte negar y ocultar tu potencial. Comprobar como lo haces más pequeño de forma deliberada y recurrente. Te he visto tratar de disimularlo y hasta menospreciarlo. Y aquí fuera tan deseosos de ti.
  • Me vuelve loca que camines cabizbajo por la vida preguntándote una y otra vez por qué las cosas buenas les pasan sólo a los demás. Y resulta que eres tu misma la que no te las consientes.
  • Me vuelve loca que cerca ya del 2020 aún no seas capaz de defenderte con soltura en un entorno digital. Y no me digas que esta moda se pasará. Que lo que realmente me preocupa es tu inoperatividad y lentitud con cada nueva oleada de cambios.
  • Me vuelve loca verte tan pendiente de lo que demás piensen de ti (para mal), de las críticas, del qué dirán,… cuando aún no has sido capaz de enfrentarte a tu peor enemigo: tú.

La semana pasada tenía un reto importante. Tenía que explicar a un grupo de 100 personas que iban a escuchar hablar de coaching, qué era eso de la marca personal y que relación guardaba el coaching. Y para más colmo, era sábado y por la tarde. Y mi turno era a las 20.00… Así que, como siempre, cuando las cosas pintan no muy allá, me voy a buscar gente bonita allá donde esté. Y me traje a este hombre a mi ponencia.

Foto: Banco de imágenes de www.loquillo.com

“Mi fama me precederá hasta el infinito y más allá.”

¿Verdad que es una genial definición de marca personal? Me vuelve loca cuando elaboras toda una estrategia en la que, partiendo de una profundo autoconocimiento e identificación de tu talento, lo pones en acción y le das visibilidad de forma consistente hasta conseguir este poderoso efecto.

“Las tres EFES: Feo, Fuerte y Formal”

O la importancia de tus atributos. Para qué me voy a esforzar yo en explicarte esto si tenemos a Loquillo y a Andrés Pérez Ortega: “No hay etiquetas o atributos buenos o malos sino útiles o menos útiles en función de las circunstancias. Por eso te decía que todo lo que opinen sobre ti va a estar bien si o si. Aunque te etiqueten con un adjetivo que quienes te rodean puedan considerar como una debilidad o algo a cambiar, no debes caer en ese error porque lo que a unos les parece un defecto, para otros puede ser tu mayor virtud o tu elemento diferencial” Aquí debéis leer el post completo.

“Dame una sonrisa de complicidad. Toda tu vida se detendrá”

¿Qué eres capaz de prometer sobre el valor que les aportas a los demás? La propuesta de valor es la principal razón por la que nos escogen. Te lo cuenta muy bien otro buen amigo, Guillem Recolons en este post. No se te olvide hacer una llamada a la acción. Ya tienes el kit completo (y además incluye sonrisa)

“No vine aquí para hacer amigos pero sabes que siempre puedes contar conmigo”

La red de contactos y la importancia del networking ¿te suena? Y si de paso haces amigos… ¿para que le vamos a pedir más?

Y vive Dios que escrito está. Si te doy mi palabra, nunca se romperá.

Por el amor de Dios, ¿habrá una forma más sugerente de explicar la coherencia y la consistencia de la que tanto hablamos las personas que nos dedicamos a la marca personal?

Lo sé, lo estás deseando. Llevas tarareando la canción desde hace un buen rato y estás deseando escucharla. Te la dejo justo aquí, dale al play y sigue leyendo. Que ahora viene el desenlace.

Tu marca personal me vuelve loca. Pero te he mentido. Lo que en realidad me vuelve loca eres tú.

  • Me vuelves loca cuando te olvidas de tus miedos y dejas de luchar contra ellos. Te limitas a actuar. Y a volar.
  • Me vuelves loca cuando amplias tus límites. Cuando te veo valiente. Con miedo, pero valiente. Con inseguridades, pero con determinación. Con debilidades, pero con una gran fortaleza. Y no de las que defienden. De las que impulsan.
  • Me vuelves loca cuando apuestas fuerte por tu desarrollo, por crecer, por ir a más y a mejor. Cuando apuestas por ti.
  • Cuando te atreves a bucear en ti mismo. Cuando terminas por enamorarte de ti, por perdonarte. Por retarte.
  • Cómo no me vas a volver loca cuando te veo usar la cabeza. Cuando te marcas objetivos claros, cuando escribes tu plan de acción. Cuando actúas para algo y no para alguien.
  • Pero fundamentalmente, me vuelves loca cuando brillas. Ahí dónde la coherencia alcanza su máximo esplendor y aparece la esencia. Tu esencia.

¿Pero sabes qué? No tiene ninguna importancia lo que a mi me vuelva loca. Lo único que me importa es que tú te vuelvas loco por tu marca personal. 

¿Sabes que más? Lo único que me importa es que te vuelvas loc@ por ti. Y a partir de ahí, ya trabajaremos para que venga todo lo demás.

Aprovecho esta entrada para dar las gracias a TODAS las personas con las que tuve el gustazo de compartir el evento “Gracias Coaching” Por dejarnos vuestra esencia, por compartir, por crecer, por ayudarnos a mirar hacia adentro para poder mirar hacia fuera con más claridad. Gracias de corazón.


Aún no puedo decir nada. Pero en muy muy muy poco tiempo, comenzará la difusión de un programa de Marca Personal y que tengo la suerte de impartir en Oviedo que te va a volver loc@. ¡Te espero!

 

Plural: 6 Comentarios Añadir valoración

  1. Maravilloso post, felicidades

    1. Elena Arnaiz dice:

      Muchísimas gracias Mariano, por pasarte por mi blog, por leerme y por hacerme este regalo! Gracias!!! 🙂

  2. Un artículo perfecto que, para más inri, me hacía falta leer en uno de esos días bajos en los que el ánimo está más allá del subsuelo. Gracias Elena.

  3. MARIA dice:

    simplemente GENIAL! GRACIAS!

  4. WAOOO !!! Qué manera de envolver con tu palabra escrita. Me encantó. Una GRAN VERDAD !!! EXCELENTE !!! ÉXITO !!!

Deja un comentario