A ti, profesional que buscas talento.

El valor de tu empresa o de la empresa para la que tú trabajas está en las personas que en ella viven. Concretamente en su talento y en el ambiente que tú seas capaz de generar para que éste se desarrolle y se comprometa.

Las características de nuestro mercado laboral actual, las normas del juego que hoy por hoy imperan distan mucho de las de hace, por decirte algo, cinco años. No quiero ni contarte el abismo que existe entre los mecanismos que usabas cuando empezaste en tu carrera profesional y los que ahora funcionan.

Y ¿sabes qué pasa?

Que tú sigues empeñado en hacer lo mismo. Que aún crees que la clave está en seleccionar el mejor talento. Aún sería bastante peor que usases la palabra reclutar…

En la capa inferior de este modelo de “selección” de personas subyace la idea de que la organización está por encima de la persona. Un halo de magnificencia por parte de la empresa empapa todo el proceso. Desde el inicio, en forma y contenido.

Y de esos conceptos erróneos de lo que es la incorporación de tu principal activo a la organización surgen las acciones erróneas y, en ocasiones, poco éticas que se han visto y por desgracia se siguen viendo en los procesos de selección.

Información con cuentagotas

Tienes toda la información y al candidato le das datos muy escuetos y en el tiempo y forma que tú consideras adecuados.

El tiempo es oro… ¿según para quién?

Sólo valoras tu tiempo. Para ti, el de él no es tan importante. Y lo citas con muy poco tiempo de antelación, o con las mismas le cancelas la entrevista. Lo haces esperar cuando llega a tu despacho y después de la entrevista… si te vi, no me acuerdo… ¡hasta q          ue me llega el apurón y entonces te llamo para ver si puedes incorporarte…¿mañana?!

Si te he visto, no me acuerdo…

Y el que no ha sido “seleccionado” pues allá se las desee. Total, ¿qué me importa lo que pueda decir de mí al resto de colegas? Si total, en cuanto publique una nueva oferta tendré cientos de candidaturas de nuevo…

Pero ¡ay! Que las cosas han cambiado

Que por mucha crisis que haya, que pese al gran número de desempleados que, por desgracia, aún existen, resulta que para encontrar a la persona que necesito para ocupar mi puesto vacante me las veo y me las deseo.

Y cada vez se me está complicando más el asunto. Y ahora, he oído en redes sociales que la gente habla muy mal de mi empresa (¡¡¡incluso de mi como entrevistador!!!) y noto como las personas se incorporan con la intención de estar un año, aprender e irse en cuanto puedan a la competencia. Y eso es mucho gasto. Y mis procesos cada vez se alargan más y más. Y mi cabeza corre peligro. Y esto ya está empezando a no gustarme….

Tienes un problema

Pues si, tienes un problema si estás en esta situación. Si operas este año con mecanismos del año pasado tienes un problema. Si continuas operando con los que aprendiste del siglo pasado, no quiero ni contarte!

Así que, ponte las pilas.

Ese talento que tú tanto necesitas ya no se muere por trabajar en tu empresa. Tiene muchas más opciones y si es un talento joven (un millenial de edad o de espíritu, me es totalmente indiferente) va a cuidarse muy mucho de dónde invierte su tiempo y su energía. El cazador cazado, o lo que es lo mismo, el seleccionador, seleccionado en el nuevo paradigma de gestión de personas.

Así que asume de inmediato esto:

Yo tengo el trabajo, él tiene el talento.

A los dos nos interesa llevarnos bien.

Necesitas cambiar el planteamiento. Ya no tienes que seleccionar, tienes que atraer. Ya no tienes que retener, tienes que enamorar. Tienes que hacer que tu empresa y tu proyecto seáis la opción elegida. Y eso implica cambios manifiestos y visibles en tus acciones.

¿Estás dispuesto a asumir este cambio?

Te espero con los brazos abiertos la próxima semana en la que te contaré las líneas de actuación a seguir para liderar este cambio en tu empresa. Vuelve que te va a gustar 😉

Si te has sentido muy muy identificado con lo que te cuento en este post, y si, por fortuna para ti, ya has empezado a ser consciente de que necesitas MEJORAR en esta área, tengo la formación que te encaja como anillo al dedo.

busqueda-y-atraccion-de-talento-en-la-red-e-identidad-digital-del-reclutador-oviedo

Pincha aquí y realiza ya tu inscripción.

Atraccion de Talento Elena Arnaiz

Un comentario Añadir valoración

Deja un comentario