Mi usuario es @elenaarnaiz y yo también fui un huevo en Twitter.

Mi pueblo tiene poco más de 4000 habitantes. Y la semana pasada fui consciente de que poco a poco y pasito a pasito, eran poco más de 4000 personas las que me seguían en Twitter.

Y esto me hizo pensar. Reflexioné sobre la evolución de mi idea con respecto a esta red. La primera vez que vi Twitter me pareció espantoso y un poco friki. Si no me falla la memoria fue en torno al año 2011. Aun así, me dejé llevar por mi afán investigador y me abrí una cuenta. Seguí a todas las personas de mi entorno que lo tenían, a cuatro periódicos y algún famoso que me apareció por allí… Y ya. Cuenta muerta de risa.

tw

Jamás hubiera imaginado la importancia que esta red ha tenido, años más tarde, en mi desarrollo como profesional. (Gracias y más gracias @juanluisjimeno por insistirme en qué esta red estaba hecha para mi 🙂 ) Reinvención, aprendizaje constante, comunicación y, sobre todo, la oportunidad de conocer a personas como la copa de un pino que además brillan en su profesión, son los conceptos que más valoro de Twitter. Pero es que también me ha ayudado a crecer profesionalmente.

Y por este motivo, ¡no quiero que tú te la pierdas! Me he planteado una tarea complicada. Pretendo ilustrarte con las maravillas de esta red para que exprimas al máximo todo su potencial, para que la disfrutes y para que te alegres de los éxitos que, poco a poco, con ella vas cosechando.

Pero mientras estructuraba en papel las líneas principales de lo que te quiero transmitir, pensé: da exactamente igual que cuente las estupendas ventajas de la aplicación y por qué no hay otra que te de lo que twitter te aporta que tú no me vas a hacer mucho caso.

Me vas a decir que a ti Twitter te da pereza. Y yo sé los motivos. Porque también me pasé una buena temporada siendo un huevo y porque no entendía absolutamente nada de lo que en ella se decía.

Así que, el paso previo para que te me enganches a Twitter es ayudarte a que seas consciente de que no eres un bicho raro porque aún no le hayas cogido el truco a la aplicación.

¿Por qué no te has enamorado a primera vista Twitter?

  • Porque no entiendes bien para qué sirve.

Como cualquier red social tiene  todos los usos que tú le quieras dar. Lo importante es, como siempre, que entiendas para qué has decidido usarla. En términos de desarrollo profesional y de marca personal, tienes tu cuenta de twitter para asociar a tu nombre y a tu cara (para que no te pase lo que a mí, lo primero que tienes que hacer es poner una foto y quitar el huevo) a aquello que sabes hacer y en el ámbito profesional en el que tú te desenvuelves con soltura.

A través de esta red tratarás de crecer junto con el resto de personas que irás conociendo en conocimientos e incluso habilidades relacionadas con tu profesión. Las actitudes y tu esencia se pondrán de manifiesto en cada interacción, en cada contacto que establezcas con las personas que conformaran tu comunidad (porque en twitter se habla, y mucho)

  • Porque se maneja un idioma diferente y lleno de abreviaturas que no entiendes.

Tienes más razón que un santo. Es casi como una jerga. La primera vez que alguien me dio un #FF casi me caigo al suelo.

Pero te prometo que en peores batallas has lidiado. Si lo piensas bien, no son tantas. Te voy a dejar este post que lo explica mucho mejor que yo.

  • Porque te habla gente extraña que te dice cosas extrañas.

“@fula_nito Bienvenido a mi TL”. “Haz RT a mi nuevo post en www.quemorroleecho.com Es muy habitual que en cuanto empieces a hacer movimiento en Twitter generes acciones (personas que te saludan, te envían un mensaje directo para darte la bienvenida, etc) No sabes si responder o no, qué decir, no te cabe todo lo que quieres decir una vez que lo sabes… En fin, yo te diré que ante la duda: contesta. Contesta y sonríe. Y, mientras tanto, pregunta todo lo que puedas. Como en la vida.

  • Porque parece que nos ofrece información aleatoria y que no nos aporta valor.

Una vez que ya nos hemos decidido seguir a un número determinado de personas, comprobamos que nuestro TL (timeline, el lugar dónde las personas a las que sigues van dejando sus tuits) comienza un parecer un muro de mensajes disparatados que no guardan ninguna relación entre sí, que no sabes si van o vienen y que, además, pretendes leerte todos. Una locura, lo sé. Pero es que aún no sabes la regla de oro: no debes leerte todo tu TL (de verdad que nadie lo hace, sólo los que empiezan, el resto NO) y, además, si te interesan particularmente los tuits de alguien, puedes incluirlo en una lista personalizada o marcarle como favorito para así poder estar al tanto de todos y cada uno de los tuits que publica.

  • Porque parece que nos va a hacer a perder el tiempo.

Es tal la cantidad de información que, ciertamente, parece que nos va a sobresaturar, que vamos a tener que dedicarle excesivo tiempo a la red y que, además, parece que vamos a tener que estar siempre en tiempo real porque si no, nos perderemos gran parte de la información. Para no perderte aquello que te interesa, las listas pueden ser uno de los medios más eficaces y, por supuesto, que existen una serie de herramientas a tu disposición que te ayudarán mucho a programar tu actividad tuitera Vuelvo a recurrir a grandes profesionales social media para que te expliquen esto. Visita este post de José Fachhin y este otro de Hugo Cotro (mil gracias chicos por vuestra ayuda)

  • Porque no tengo ni idea de qué voy a hablar.

Si tienes claro el objetivo de tu presencia en Twitter y lo que quieres conseguir con tu actividad laboral en esta red no debes tener ninguna duda de que la temática seleccionada será aquella en la que tú te quieras desarrollar profesionalmente. Puedes ir iniciándote con estas acciones:

  • Escoger aquellos profesionales que guardan relación con tu sector y difundir su contenido.
  • Averiguar quiénes son los referentes en tu área en otros países y compartir sus publicaciones.
  • Conocer las noticias más novedosas con tu sector.
  • Generar tuits con las opiniones acerca de los temas que compartes.
  • Generar tu propio contenido, usar esta red para llevar a tus seguidores al blog en que el que compartes tus experiencias y un trocito de tu vida.
  • Hacer todo lo que tu imaginación y tu creatividad te permitan.

Creo que te he dado algunas pinceladas para que seas capaz de saber de dónde puedes obtener la información necesaria para poder ofrecer un contenido de calidad a tus seguidores, lo que te ayudará a crecer profesionalmente y a hacer crecer tu red de contactos profesionales (puesto que con el paso del tiempo, y tras sucesivas y enriquecedoras interacciones en esta red, lograrás el gran objetivo: conocer personas)

  • Porque, a pesar de todo esto, he pensado que Twitter no es para mí.

Aún en el hipotético caso de que hayas decidido que no te merece la pena darle una oportunidad a esta red, sólo por el hecho de ofrecer una imagen actual, conectada y en la que, de paso, muestras unas habilidades tecnológicas que (aunque parezca mentira) no todo el mundo tiene, te merecerá la pena tener una bonita y cuidada imagen en esta red. El resto, estoy convencida de que irá llegando…

En el siguiente post, te contaré las razones por las que una vez que descubras Twitter, ya no podrás dejar de usarlo.

¿Me cuentas los motivos por los que a ti se te resiste esta red? Me encantará tuitear contigo sobre este tema.

Plural: 15 Comentarios Añadir valoración

  1. RaMGoN dice:

    Buenos días, me ha gustado mucho tu post, me he sentido ciertamente identificado con mis inicios también allá por 2010, y creo que en menor o mayor medida todos hemos pasado por pensar de forma similar respecto a twitter.

    Me gusta mucho algo que has escrito al principio, que es importante estar por una razón u objetivo. Creo que eso es vital, porque te focalizas en compartir y obtener una serie de contenidos y eso repercute en crecer y que la presencia en twitter cobre un sentido enorme.

    Estupenda lectura y reflexión que seguro a muchas personas les ayuda Elena.

    Saludos.

    1. Elena Arnaiz dice:

      Muchísimas gracias por tus palabras. Estoy completamente de acuerdo. Tienes que tener un motivo y tienes que tener claro que quieres compartir y para quien. Sin eso no hay nada que hacer. Una vez que superas los primeros días de confusión y vas conociendo personas, todo empieza a cobrar vida. Muchísimas gracias por compartir conmigo, vuelve pronto 😉

  2. Raquel dice:

    Sí, yo también fuí huevo y además actualmente sigo aprendiendo de los profesionales como tú Elena, gracias por este post.

    Me ha encantado eso de sentirnos “Bichos raros”, yo he sido una de ellas en muchas ocasiones. Y tienes toda la razón la posibilidad de poder conectar con grandes profesionales, algo inimaginable en otros tiempos al no contar con estas herramientas.

    Saludos!

    1. Elena Arnaiz dice:

      ¿Verdad Raquel que la primera impresión es… uy, me he equivocado de fiesta? jajaja Como yo también lo viví al principio, me pareció fundamental reflejar esto antes de hablar de beneficios, ni de estrategia de desarrollo de marca ni de buenas prácticas… Me alegro mucho que te haya gustado!! Mil gracias por tus amables palabras y por regalármelas aquí.

  3. Buenas,

    Yo inicié mi aventura “huevuna” a finales de 2011 y fui huevo durante mucho tiempo. Ahora ya con contenido definido y propio recomendaría twitter a cualquiera. Lo debería utilizar mucha más gente si realmente encontrasen esa algo que te engancha.

    Saludos! Y enhorabuena por el post!

    1. Elena Arnaiz dice:

      Y verdad, Gonzalo, que ese algo está muy relacionado con tener bien claro el “para qué” estoy en twitter? Que pretendo conseguir, con quien quiero conectar, quienes son las personas a las que voy a aportar y ellas a mi,… Me parece pieza clave, el resto son ganas de salir del cascarón 😉 Muchísimas gracias por regalarme tu comentario aquí, para mi es un placer!

      1. Por supuesto! Ahora que hace poco he empezado con el blog aun le he dado más sentido a mi actividad en twitter. Buen fin de semana!

  4. Reblogueó esto en Recordando mi infanciay comentado:
    Hablaremos de TWITER entonces..

Deja un comentario