Blog

¿Por qué es mejor decir extraversión que extroversión?

¿Por qué es mejor decir extraversión que extroversión?

Extraversión Introversión

Foto: La Vecina Rubia

En Primero de Psicología tuve un profesor que marcó mucho mi vocación y los inicios de mi idilio con la profesión que ha ido creciendo y creciendo conforme los años han ido pasando, que dijo:

No me importa cuántas teorías de la personalidad recordéis cuando haya acabado este curso. Sólo os pido que nadie diga que ha sido alumno mío si va por ahí diciendo coeficiente intelectual (en lugar de cociente intelectual) y extroversión (en lugar de extraversión) Por lo demás, podéis prestar la atención que consideréis, pero esto, por favor que os quede grabado para siempre.

Y yo decía extroversión. Madre mía, yo, tan purista del lenguaje, tan defensora del escribir bien es de guapas que años más tarde mi principal referente (La Vecina Rubia, claro) defiende a capa y espada, e iba por la vida diciendo: extroversión. Espero que esté orgulloso de este post y de cómo Eysenck pasó por mi cabeza pero también dejó huella en mi vida ;).

Atención a la burrada porque es gorda y me interesa particularmente que la conozcas para que después decidas libremente cuál quieres seguir utilizando a partir de ahora.

En español existe una cosa que se llama prefijos.

Extraversión Introversión

Párate un rato a pensar. ¿Qué palabras conoces que empiecen por el prefijo EXTRO?

Piensa, piensa…

¿EXTROterrestre? ¿EXTROordinario? ¿EXTROPolar? ¿EXTROlimitarse?

Piensa más. ¿Verdad que no se te ocurre ninguno más?

Pues efectivamente, estás en lo cierto. El prefijo EXTRO no existe en castellano.

¿Por qué se extendió el uso de la palabra EXTROversión?

Como es un concepto que viene de la literatura científica y se ha extrapolado a la población en general, la palabra introversión cobró mucha fuerza al albor de las teorías de la personalidad de Carl Jung que hizo especial énfasis en este tema. La palabra introversión era nueva y la otra que la acompañaba era aún más nueva. Así que las hicieron hermanas y en un alarde más de economía cognitiva de nuestro cerebro el razonamiento subyacente era si se dice introversión la palabra que siempre lo acompaña se dirá extroversión. Intro y extro. Lógica aplastante, pero incorrecta.

De todos es sabido la dificultad de desaprender. Así que una vez que el término vencedor es el incorrecto es tremendamente complejo deshacer el entuerto, así que llegado el momento, era tal el peso abrumador del uso del lenguaje que la RAE optó por incluir y aceptar (que disgusto tan grande) la palabra extroversión. Y, por eso, no es un error que digas extroversión pero tienes que entender que yo cada vez que te oigo decirlo se me alisa un rizo. Y si tienes cierta vinculación con el desarrollo de personas aún más. Y si eres psicólogo ya directamente se me cae el alma al suelo.

La RAE sigue recomendando el uso de la palabra Extraversión. Así que nada a extralimitarte y a usar el término más adecuado 😉

Extraversión Introversión