#hoybrilla

De mayor quiero ser niño #HoyBrilla @AlbBarranco

Alberto es de esas personas que siempre está ahí. Sin hacer ruido. Discreto, atento, siempre dispuesto a dar aunque a él le falte. O no le sobre. Su capacidad para relacionarse, para dejar huella de la buena, de la que cala dentro le llevará tan lejos como el quiera. Nos conocimos hace más de cuatro años en twitter y en google plus (sí, ésta red también existe) y hace poco más de un año que nos hemos visto los ojos. El alma ya nos lo habíamos visto antes 😉 Sólo gracias por seguir siendo niño, por contagiar de tu energía y tus ganas. Gracias por tus lágrimas, por tu fuerza y por tu AMISTAD. Feliz de tenerte siempre en mi vida y hoy aquí. Brillando alto y fuerte como sólo tu sabes. GRACIAS.

Un placer estar aquí contigo querida Elena, la verdad es que formar parte de tus elegidos para este pedacito de ti es un auténtico privilegio para mí. Así que empecemos por lo principal, GRACIAS por ser como eres, por contar conmigo y sobretodo, por ser luz para tantas personas.

De mayor quiero ser niño

Personas, de eso está el mundo lleno, de seres humanos únicos, diferentes y especiales. Así es como empiezo porque así es como vivo, con personas y sus experiencias de vida, sus esencias y sus actitudes para crear un mundo mejor. ¿Por qué? Porque me quedo con lo bueno de ellas, con todo lo que suman, lo que aportan y lo que directa o indirectamente generan en los demás.

De Mayor quiero ser Niño

Una de las grandes incógnitas para mí es como podemos perder tantos buenos y bonitos valores que tenemos de niños. Ahora que ya soy mayor (o por lo menos lo parezco) me doy cuenta de las grandes carencias que tenemos los adultos, digo carencias porque desde pequeños todos tenemos algo que perdemos según crecemos.

De niños no hay racismo, no hay clasismo, no hay maldad, no se genera malversación, no cotilleamos, no vivimos pendiente de los demás, somos felices, reímos, vivimos, disfrutamos de los nuestros, hacemos amigos allá por donde vamos y así puedo enumerar un sinfín de cosas que hacíamos y que de mayores nos cuesta tanto.

Por eso el título del post, me gustaría volver a disfrutar como un niño, a que todos los adultos pudiéramos aprender de ellos, volver a sentir sin miedo a que nos hagan daño, volver a sonreír sin temor a que dure poco, volver a vivir la vida como nos merecemos todos.

Vivimos con miedo, con temor, con negatividad, con todo aquello que de niños no existe, en cambio, tenemos la capacidad de poder controlarlo a través de la inteligencia emocional, de coach que nos puedan ayudar, de psicólogos que nos tiendan su profesionalidad para llegar a ello. El gran obstáculo somos nosotros, sin embargo, también somos el gran impulso a la solución, tenemos la suerte de ser TODO para nosotros. Solo hay que gestionarlo, aprender a hacerlo, pedir ayuda, dejarnos ayudar y volver a disfrutar de un mundo de pequeños en este nuestro gran mundo.

Alberto Barranco Elena Arnaiz HoyBrilla

¿Te acuerdas de cuando eras pequeño?

Hay un ejercicio que me gusta compartir con mis coachees y es este que te lleva a la niñez, a aquellos tiempos felices donde todo es sonreír y ser feliz. ¿Te acuerdas de cuando eras pequeño? ¿Cómo vivías? ¿Qué te gustaba hacer? ¿Qué era lo que más feliz te hacía? Son pequeñas preguntas que te llevan a aquella época y donde sin darte cuenta esbozas una sonrisa al recordar todo aquello. ¿Por qué? ¡Porque eras FELIZ! Exactamente igual que puedes ser ahora, solo hay que volver a querer serlo, dar la importancia justa a las cosas, preocuparte menos y ocuparte más, disfrutar de ti más que intentar aparentar lo que no eres, en definitiva ser feliz con lo te gusta, te llena, te satisface, independientemente de la opinión de terceros. ¿Quién es quién para juzgar a otro?

Volver al redil de la sonrisa, de la felicidad, de la paz con uno mismo es tan importante para disfrutar nuestra vida, el camino es mucho más llevadero, más satisfactorio, más pleno, tenemos derecho a ser felices, pero no solo de pequeños también de mayores, parece que el prototipo marcado por la sociedad nos impide ser felices de adultos aunque todos lo ansiamos y buscamos, pero nunca estamos a gusto con lo que tenemos, ese es otro de los problemas, queremos más siempre, no valoramos lo que somos, lo que tenemos, lo que aportamos, lo hacemos en esta vida, tan solo por querer otras cosas que sin embargo, son efímeras, de valor justo, aparente y sin un aporte sincero.

Ahora que eres mayor, sigue alimentando a tu niño interior

Yo de mayor quiero ser pequeño, yo de mayor no quiero dejar de ser feliz, yo de mayor quiero sonreír siempre, yo de mayor quiero seguir siendo un niño.

De adultos tenemos la obligación moral y ética de seguir alimentando a nuestro niño interior, ¡sí, todos los tenemos! Hasta el más rudo que conozcas, sí ese mismo, el que no parece inmutarse, frío como un témpano, el de la cara de mala leche, ese, también tiene ilusiones, emociones, debilidades, y sobre todo, muchas, pero que muchas ganas de ser feliz. Piensa que lo que vemos normalmente no tiene nada que ver con lo que somos interiormente, aparentamos, nos disfrazamos, queremos mostrar fortaleza para no ser vulnerables, pero ¿sabes qué? ¿Quién no es vulnerable a un abrazo inesperado?

Alberto Barranco Elena Arnaiz HoyBrilla

Tú puedes ser el motivo del cambio de muchas personas, pero principalmente, de ti.

Hay situaciones que se dan y no le damos valor, ¿alguna vez te has cruzado con alguien que sin conocerte te ha sonreído? Y tú ¿has sonreído? Eso se puede hacer cada día, porque esa sonrisa que generas y provocas puede ser la sonrisa del cambio de cualquier persona. Tú puedes ser el motivo del cambio de muchas personas, pero principalmente, de ti.

Así que te invito a que seas niño, a que seas feliz, a que vuelvas a encontrarte con el camino que perdiste según crecías, te invito, te ruego, te suplico que vuelvas a ser feliz, que te deshagas de la envidia, de los prejuicios tuyos como los que emites por opinión de otros, del rencor, del odio, de todo aquello que te impide ser feliz, y te pido que…

¡Ahora que eres mayor vuelvas a ser tan feliz como un niño!

Darte las gracias Elena por permitirme brillar un poquito, soy de los que tengo la suerte de nutrirme de tu luz, y  por eso brillo más desde que te tengo en mi vida. La magia que distribuyes a cada segundo en cada lugar con cada persona te hace ser tan especial y bonita como eres. Porque entregas sin medida, porque eres del SER y porque te diriges desde y para el AMOR con los demás, por eso es especial formar parte de tu rincón, de tu espacio, de tu vida, por todo ello mi querida amiga Elena ¡GRACIAS DE CORAZÓN!

GRACIAS a ti, Alberto. GRACIAS. Broche final de oro para este post, dale Bunbury 😉

Tienes que seguir a Alberto aquí:

BeBee

Twitter

LinkedIn

Me encantará leer tu comentario :)