Hoy puede ser un gran día #HoyBrilla @MalenaMelisB

Como caída del cielo. Una vez más me ha vuelto a pasar. Dejarme guiar por la intuición, creer honestamente que la vida se compone de pequeños momentos al lado de grandes personas, te hacen sacar la cabeza en los momentos duros.

Leo a Malena Melis desde hace ¡3 años! Y leer a Malena es como oírla hablar. Tal cual. Y oírla hablar,… pues eso. Como caída del cielo. Al lado del concepto “coherencia en marca personal” debería aparecer su foto. Porque cuando Malena dice que sonríe, sonríe. Y siente, y te hace sentir. Y te acompaña suave, muy suave, con su sonrisa dulce y su abrazo cálido a crecer, a conocerte, a gestionar todas esas vocecitas interiores.

Y esa es su magia. Sí, lo he descubierto: Malena es mágica. Por eso su ventana también lo es. Ahora todo me encaja. Y su completa e integrada conexión entre lo que es, lo que dice y lo que siente, la bondad de sus ojos, la serenidad de sus palabras, la fuerza dulce de su sonrisa; su pócima. Que afortunada me siento de traerte justo ahora un poquito de su esencia.

7:30: Hoy puede ser un gran día y le pongo música a mi pensamiento…

¿Cómo será en vivito y en directo Elena Arnaiz? Sonrío …

8:30: ¿Hoy puede ser? nooo, hoy “será un gran día” y “lo es” porque es Santa Marta y las dos adoramos este nombre. Tenemos motivos suficientes para hacerlo. No podíamos haber elegido mejor día. Debió ser este y por eso lo fue.

9:30: No puedo llegar tarde, así que desayuno más que rápido, lo hago de pie, casi sin saborear.

10.30: En ruta, autopista. Recibo llamada de teléfono de Elena.  “Holaaaa!!! Ya estoy de camino, esto está hecho, en 15′ estoy aquí” -le respondo- pero creo que fueron unos de los 15′ más largos… sonrío.

11.15:¿Dónde estás mi niña?” -Me dice Elena al otro lado teléfono- No me lo puedo creer – le respondo con esa risa nerviosa- ¡Me he perdido en mi tierra! ¿Confesión? He puesto el GPS y me está haciendo la púa, me ha llevado tan lejos que trabajo tendré para volver. Entonces Elena con voz calmada y adivinando otra sonrisa,  me dice, tranquila yo te voy indicando. Así que ya tenemos a la asturiana haciendo de buen GPS a la mallorquina en su tierra… ya me vale.

12:02: Al finnn llegué! Elena está esperándome a la derecha del carril… Paro el coche donde puedo y como puedo, salgo del coche para darle algo que ya no se podía hacer esperar más: ese abrazo no digital… y desde el minuto cero me doy cuenta que Elena es mucha Elena. Es guapa a rabiar, sonrío, pero es que además brilla, ella sí que brilla.

Cuando alguien sabe llegar y quedarse donde las cosas buenas y bonitas se quedan, sabes que vas a desear que esté siempre allí mismo, para que incluso en la distancia, pueda hacerte ese bien que nos hacen las personas auténticas. Se sube a mi coche y me sigue  indicando. Ella es ese tipo de personas por las que te dejas guiar porque te sientes segura.

Pienso que es muy importante valorar la “química amística” de los 15 primeros segundos, como cuando en el colegio alguien quería ser tu amigo y tú no dudabas en serlo… esos 15 primeros segundos fueron de plaf, “siiii quiero”. Sonrío. Lo que parecía ser… era, y elevado al exponente máximo. Hablamos mucho y de muchas cosas, pero sobre todo me quedaron muchas cosas que contarle y que me contará… y sobre todo ganitas de repetir.

De vuelta hacia casa, no podía dejar de pensar en el regalo que me había hecho Elena. Era un regalo de esos que no llevan ni papel ni lazo. Me comentó que le gustaría que colaborara en este espacio, que escribiera algo. Mi primer pensamiento: ¿Y qué hago yo en un sitio tan brillante como este? Si como decía mi madre: “soy del montón grande”.

¿Qué es lo que me hace sentirme más a gusto en mi piel?

Ayudar a los demás a sentirse bien en la suya.

A medida que seguía avanzando por aquella autopista que me invitaba a la reflexión, pensaba en que lo único que podía aportar era intentar contaros lo que a mí, desde la  experiencia de cinco décadas cumplidas, me había ayudado a superar momentos bastante complicados de mi vida personal. Cuando alguna vez me he preguntado qué es  lo que realmente me hace sentir más a gusto en mi piel, siempre me viene una respuesta rápida, ayudar a los demás a sentirse bien en la suya.

¿Para qué pueden servir las experiencias propias? Está claro que para enriquecer nuestras opciones de responder ante otras experiencias venideras, pero también para compartirlas y  que otros puedan sacar sus propias conclusiones de ellas y con ellas.

¿Cuál es mi menú básico de experiencias? Básicamente giran en torno a una serie de pensamientos que paso a contaros ahora.

  •  No hay puertas cerradas sino puertas pendientes de abrir.

¿Os ha pasado ir a comprar en festivo, por ejemplo digamos que el pan, y encontrarlo cerrado? Seguro que sí. ¿Cómo podemos reaccionar? Algunos ven la puerta cerrada y dicen: “ya está cerrada”, me quedo sin pan.  Otros encuentran la puerta igual de cerrada, pero se dicen eso de “no me quedo sin pan”, así que buscan hasta encontrarlo.

  • La importancia de luchar por lo que de manera muy sincera te ilusiona.

Se habla mucho de ilusión, pero tal vez lo importante, es hablarnos de nuestro “sueño”. Cuando nos quedamos a solas con nuestro pensamiento, seguro que nos susurra cuál es, en ese momento recordemos que empezar a fabricarlo dependerá de la actitud con la que lo recibamos. Cuando alguien recibe un regalo, lo primero agradece, pero lo segundo que hace normalmente es quitarle el papel de regaloquitemos ese papel al sueño, no nos perdamos verlo al completo.Recordemos siempre que la ilusión mueve la vida y las personas ilusionadas viven para moverla.

  • El NO ya lo tienes ves a por ese SI.

Esa frase que me decía mi madre y que siempre me ha acompañado y me ha dado la fuerza necesaria. ¿Porque podemos sentir hasta  miedo de un  “si quiero, si puedo”? Tal vez de lo que deberíamos tener miedo es que el miedo nos paralice, que nos impida avanzar y nos quedemos quietos mirándole de refilón. Pienso que si nos preguntamos: “¿Que me hace feliz?” Y nos contestamos muy sinceramente, entonces no lo dudemos,  vayamos a por ello.

  • A veces más de lo mismo no es una suma sino una resta.

Si algo no va bien cambia de estrategia, si sigues haciendo más de lo mismo te dará más de los mismos malos resultados y te sentirás menos capaz, con menos fuerzas y lo más importante con menos ilusión. Para resultados distintos, actuaciones distintas a las habituales.

  • A veces necesitamos cruzar la calle para darnos cuenta de que todo lo que deseábamos ya lo teníamos antes de cruzar.

En otras ocasiones, es justo lo contrario, es como si las circunstancias nos empujaran a buscar rizar el rizo, y al final cuando “ya hemos cruzado la calle” nos damos cuenta que para qué cruzarla si antes de hacerlo estábamos felices y contentos. Incluso puede que ni tan siquiera era una idea propia, uf aquí un gran stop, no necesitamos cruzarla simplemente porque otros opinan que deberíamos hacerlo, porque lo que si he aprendido es que cada quien es cada cual y cada cual eres TÚ así en mayúscula.

  • La empatía, ponerse en los zapatos de los demás para mejorar nuestra calidad de vida.

Tal cual. ¿Y qué tienen que ver ahora las churras con las merinas? Sonrío. Pues pienso que tal vez mucho. Imaginemos algo muy práctico, un día cualquiera en nuestro trabajo, un compañero está de mal humor, ni sabemos por qué y tal vez ni nos importe, pero… si sabemos que eso nos molesta, porque recordemos que las actitudes de los que nos rodean se contagian, así que ha conseguido ponernos a nosotros con la sonrisa invertida. Pero en vez de reaccionar de malas, simplemente con una palabra amable podemos poner en marcha un mecanismo de acción/reacción. Porcentaje de buenos resultados? Más de los que imaginamos. ¿Y eso cómo mejora nuestra calidad de vida? Simplemente porque la buena convivencia siempre la mejora.

  • Siempre he pensado que dar es recibir, cuando damos amor, sentimos amor.

No nos de vergüenza elogiar, animar, pensemos en que a nadie le amarga un dulce, recordemos que una palabra de ánimo puede endulzar la vida de alguien.

  • Cuando nos damos cuenta que necesitamos pocas cosas para ser felices, cuando logramos entender eso, hemos dado el primer paso para serlo.

Y si además no esperamos nada, todo lo que llegue siempre será un auténtico regalo.

  • Aceptemos que en la vida para gustos coloresno podemos gustar a todo el mundo, y no pasa nada.

Seamos nosotros mismo y sigamos andando. Pero cuando siendo nosotros mismos, tenemos a esas personas que nos escuchan, comprenden, nos apoyan, nos animan a seguir, nos demuestran con hechos que nos quieren,… recordemos que el camino es mucho más bonito cuando no solo tenemos gente delante o detrás, sino personas a nuestro lado.

  • En muchas ocasiones las respuestas a nuestras dudas está en sustituir el “porqué” por el “para qué”

Nos hace bien no solo ver sino mirar, no solo oír sino escuchar, no solo sobrevivir sino vivir, con todo o con nada, pero sin  preguntas difíciles  y con más respuestas fáciles. Valorando el sentir y el sentido de nuestros actos y de nuestras decisiones con y desde el corazón, incluso sabiendo que el corazón atiende a razones que la razón desconoce.  Porque si la vida son momentos, sumemos muchos buenos momentos y sintámonos sumamente felices.

Ahora lo que más deseo es deciros GRACIAS, así en mayúsculas, porque me hace muy feliz tener esta ventana mágica que me acerca a personas como vosotros que ahora mismo me acabáis de leer.

¿Lo sabéis verdad? No hace falta llegar al final de post para saber, querida Malena, que eres del montón del único.  GRACIAS. #HoySonrío 😉 Sigue disfrutando de la generosidad de Malena aquí:

Sitio web: http://www.malenamelis.com/

Facebook: Malena Melis

Twitter: @malenamelisb

LinkedIn: Malena Melis

 

 

 

Plural: 5 Comentarios Añadir valoración

  1. ¡Dos del montón único! Gracias por compartir vuestras reflexiones y amistad, Malena y Elena. Un besazo

    1. Elena Arnaiz dice:

      Ayyyy Mario!! Que alegría tus palabras. Imaginas una comida los tres? 🙂 Que maravilla! un abrazo muy grande!!

    2. Maria Teresa Busto Busto dice:

      Paloma es una persona trabajadorta, luchadora, gran profesional, alegre, siempre dispuesta a ayudar a los demás y una persona muy humana

  2. NATALIA BARCÁIZTEGUI dice:

    Que envidiaaaaa!!!!! Las dos sois tan especiales…. Malena muchísimas gracias por compartir tus sentimientos. Produces, como Elena, seguridad, sabiduría, coherencia, bondad… todo aquello que hace que una persona inspire confianza. Me ha alegrado tanto veros a las dos!!! Yo quiero un gran día como esos. Hasta pronto!!!

    1. Elena Arnaiz dice:

      Ayy pero que bonitas. Que palabras tan generosas. Millones de gracias de nuevo Natalia!! Tendremos un día, tendremos un #HoyBrilla… De tó! Ya verás 🙂

Deja un comentario