El éxito es de los que se mueven rápido y bien

El éxito es de los que se mueven rápido y bien

Ayer tuve la oportunidad de hacer balance de tantas cosas fundamentales para el desarrollo profesional y para la gestión del talento que he sentido la imperiosa necesidad de compartir mis notas con vosotros.

Mirad, como sabéis desde primeros de año coordino junto con Daniel González el programa de emprendimiento E2 Universidad de Oviedo y Centro Internacional Santander Emprendimiento. Ayer fue el día en el que los 7 equipos participantes (formados por universitarios y empresarios) presentaron su proyecto final) Comparto contigo mis reflexiones mientras asistía bien de cerca al resumen de lo que en estos meses hemos vivido:

  • El mejor predictor del éxito profesional de los jóvenes es su predisposición a hacer cosas diferentes (poco convencionales al menos) relacionadas con su vida profesional y esforzarse por lograrlas.

A una persona que acaba de empezar su vida académica o está en los primeros años se le daría por bueno que hiciera bien lo que se supone que tiene que hacer: estudiar y aprobar. Mantengo firmemente que el éxito llegará antes y mejor participando en experiencias de desarrollo personal y profesional como #ecuadrado en las que se trabaja el desarrollo de competencias en la realidad y a pie de calle. A trabajar se aprende trabajando. No hay más.

El trabajo transversal de competencias en el aula está muy bien, pero se queda corto. Hay que ir a por más si queremos la excelencia. Te invito a leer este post: Más allá del expediente académico

Los alumnos universitarios tutores de los equipos han sabido llevar este concepto a un nivel muy elevado. Gracias Edgar, Miguel, Santi, Jessica, Amanda, Carla y Adriana por vuestra entrega y ganas. Gracias por haber explicado ayer a la perfección lo que es liderazgo y trabajo en equipo y conseguir dejarnos con la boca abierta. Gracias, por supuesto a todos y cada uno de los miembros de vuestros equipos, sin vosotros no habría sido posible. ¿Os animáis a ser tutores el año que viene?

Emprendimiento Elena Arnaiz

  • Otro predictor de éxito es que esos mismos jóvenes universitarios se consideren desde los 18 años auténticos profesionales en continuo crecimiento y que se comporten y actúen como tal.

Este punto es fundamental y sin él no se podrá producir ninguno de los otros. Creo que el denominador común de los participantes en este programa es ese: cuantas más experiencias vive y disfrute más posibilidades de crecimiento tengo y viceversa.

  • El mejor predictor del éxito profesional entre los no tan jóvenes y ya en plena vida laboral es su predisposición a hacer cosas diferentes (poco convencionales al menos) relacionadas con su vida profesional y esforzarse por lograrlas.

Los profesionales ya en activo que han mentorizado los proyectos de los equipos #ecuadrado van muy muy ágiles. Surfean la constante ola de nuestro mercado laboral de forma incansable. Saben que las excusas ya no sirven, que quedarse quietos y llorar por lo mal que esta todo no sirve de nada. Lo intentan, prueban, miden lo qué ha pasado y cambian para mejorar o para no repetir. Y así una y otra vez. Saben que además es cuestión de estar abiertos, de ser generosos, de compartir, de llevar la filosofía dar para recibir hasta límites insospechados.

Gracias por vuestra generosidad a nuestros empresarios mentores: Marina Vidiago de  Blunder. Lourdes Álvarez de Normagrup Technology, actualmente docente, Sergio García, de  Treelogic., Luis de Sá de Saint-Gobain, Juan Carlos Álvarez, de Urbefincas, Jose Javier Gómez, de Mirador y Tomás Santos de Crivencar.

Emprendimiento Elena Arnaiz

  • Otro predictor de éxito es que esos profesionales se consideren en constante aprendizaje y que sean conocedores de que el aprendizaje está en todas partes.

Y el emprendimiento también. El emprendimiento está en las empresas de 350 años y en las startup de garaje 😉 . El desarrollo de una actitud emprendedora en todos los profesionales, te dediques a lo que te dediques y para todo lo que te queda de vida profesional.

  • La mezcla de estos profesionales produce una combinación explosiva y realmente fructífera.

Y las empresas desperdician cada día la oportunidad de fusionar y de jugar con equipos multidisciplinares y de edades y generaciones totalmente diferentes. Me río mil veces de las etiquetas y de que si los millenials esto y la generación X lo otro. Ja.  Que simpleza limitar personas a absurdas etiquetas. Ayer he conocido al hombre más millenial que podáis imaginar y pasa de los 65 años y es presidente de SECOT en Asturias (gracias por tu implicación Juan Alberto Rodríguez). El principal reto al que nos enfrentamos desde la gestión de personas es en proporcionar espacios para que esto ocurra. Y en #ecuadrado se logra, vaya si se ha logrado.

Las empresas tienen que estar trabajando codo a codo con el talento más joven, tienen que aprender a entenderse, tienen que conocer sus valores y lo que les mueve. O esto, o te quedas sólo y con los cuatro de siempre.

  • La única forma de que esto ocurra es con la ayuda de las instituciones, la administración y la empresa

Y cuesta, esta parte aún cuesta mucho. Aún están pesadas, rígidas, lentas. Esto es una realidad, pero también es muy real que se están moviendo y están apostando por el talento y por acerca empresa y universidad. Necesitamos más. Pero agradecer lo que ya se está haciendo es muy justo. Sigamos trabajando juntos en el mismo barco, que lo de mirar cada uno desde su atalaya ya está muy trasnochado.

Gracias a los profesionales de estas entidades que facilitáis que todo esto sea posible. Ayer contamos con el apoyo y la compañía del Ayuntamiento de Oviedo, de Fundación Universidad de Oviedo, Universidad de Oviedo y CISE (gracias Rafa y Patri por vuestro apoyo y esfuerzo para que todo esto fuera posible)

Elena Arnaiz Exito

  • Cuando facilitar el tablero, los dados y las fichas las personas juegan, desarrollan estrategias y si hablamos de desarrollo personal, absolutamente todos ganan.

Y eso es mágico. Ver como se pone en marcha la creatividad, el afán de superación, las ganas de hacerlo bien y el esfuerzo para conseguirlo, el compañerismo, el ganar-ganar, es simplemente maravilloso. Mediar todo lo que puedas, dar caña a quien le hace falta, dar una caricia a quien le hace aún más falta, reforzar, hacer de espejo, marcar el límite y ponerlo un poco más amplio cuando sabes que hay esfuerzo detrás. Disfrutar viendo desde la barrera, aguantando las ganas de ir corriendo cuando ves que se van a caer, comprobar (una vez más) que los tropezones ayudan a andar más vivo y que hacen tomar constancia de la dificultad del camino. Vamos, que para mi ha sido un regalo. Y si tienes la suerte de compartir batalla con alguien como Dani y con el apoyo y respaldo de todo el equipo de OviedoEmprende, ya ni te cuento.

  • El futuro es de las buenas personas y de las personas buenas.

A partir de ahí miles de horas de esfuerzo y dedicación para crecer en las habilidades técnicas y otras cuantas más para ponerlas en práctica de la forma más excelente de la que seas capaz. Pero si, no hay duda, si no hay buen corazón, no hay magia. Y ayer yo ví proyectos repletos de personas con corazón.

  • Contarlo al mundo.

Conoces tu talento, lo estás poniendo en práctica: ha llegado el momento de darle visibilidad. No te lo guardes para dentro, llámalo marca personal si quieres 😉

  • Ponle pasión y disfruta

Actúa. Haz las cosas con miedo, aún con miedo pero hazlas.

emprendimiento Elena Arnaiz

¡Larga vida al Programa e2!

 

 

Deja un comentario