Cómo expresarte (mejor) para conseguir empleo.

Dejando de pensar en tí. Y en tu necesidad de conseguir el empleo.

Dejando de pensar en ti y haciendo mil y un esfuerzos para ponerte en el lugar de la persona a la que te diriges y resolverle el trabajo para el que te quiere contratar.

Porque buscar empleo es buscar personas. Cada día lo tengo más claro. Y quiénes mejor buscan empleo son quiénes mejor comunican.

Es más, son aquellos que mejor conocen las cosas que hacen bien para que la vida de los demás vaya mejor (en algún sentido) y saben explicarlo bien, con gusto y con alegría.

Te voy a dar primero la mala noticia: esto no lo hace casi nadie. Es muy probable que tú no lo estés haciendo.

Pero, automáticamente, viene la buena: a poco que te diferencies de los demás explicándome en qué medida mi empresa y yo vamos ir mejor por el mero hecho de que tú estés en ella haciendo lo que mejor sabes hacer, más posibilidades de éxito tendrás. Te invito a que releas este post.

Mira, la historia se repite una y otra vez, en diferentes formatos:

  • En la entrevista:

Cuéntame un poco sobre tí…

Soy X y estudié Y y un máster Z. Tengo ? años de experiencia y ahora estoy buscando empleo.

Primera ocasión desaprovechada para contarme en qué medida todo eso que tú eres lo vas a poner a disposición del trabajo que los dos queremos (tú conseguirlo y yo encontrar a la persona adecuada)

  • En el CV:

Obviamente es tu CV y tienes que hablar de ti. Esto está claro, el 99.9% de los CV se quedan ahí. Si marcas ligeramente la diferencia en el apartado de las funciones tratando de hacerme ver cómo los logros que conseguiste en anteriores trabajos van a poder ser replicados en este al que optas, créeme que miraré tu CV con otra atención. Si has conseguido resolver problemas con éxito en tu anterior empresa, es probable que en la mía también vayas a hacerlo.

  • En las presentaciones profesionales o elevator pitch:

Aquí no tienes disculpas. Elaborar la redacción con pequeños matices en la línea que te explico en el CV es muy complejo y requiere de mucho autoconocimiento y sutileza. Pero en las presentaciones es mucho más sencillo. No sueltes tu retahíla de lo mucho que has estudiado y de tus muchísimos años de experiencia y ya. Cuéntame cómo vas a aplicar todo eso que sabes a tu siguiente puesto.

Ahora te voy a ser muy sincera. He recordado decirte esto, porque estoy redactando los textos para unos cambios que realizaré próximamente en mi web. Dios mío, es terrible. Complicadísimo. Yo me conozco muy bien y sé lo que hago, pero me doy cuenta de que no siempre sé cómo decírtelo. Me cuesta esfuerzo y me da pereza hacer ese ejercicio de tremenda empatía. También me da cierto pudor.

Para mis procesos de búsqueda de empleo / clientes lo tengo mucho más asimilado y tengo ya cierta destreza orientado mi discurso hacia el beneficio que van a obtener al contratarme y no tanto en los títulos y la experiencia que tengo (porque entre tú y yo, eso sólo le resulta arrebatador a mi madre que está muy orgullosa de lo aplicada que soy, pero al común de los mortales le trae al pairo todos mis “logros”)

Así que, para la dichosa maravillosa tarea de escribir mis textos cogí papel y lápiz (cómo siempre les pido a mis clientes) y empecé a pensar:

¿Cómo les va a ir mejor a los clientes que me contratan procesos para el desarrollo profesional?

¿Y a las empresas que quieren que trabaje y mejore el rendimiento de sus equipos?

¿Y a las entidades que me contratan formación? ¿Y si es para una ponencia?

Te aseguro que vendería mucho menos si cuando una persona lee uno de mis post y se anima a escribirme para pedirme información sobre mi trabajo le soltara:

Hola, soy Elena Arnaiz. Estudié Psicología (98-03), tengo amplia formación en el ámbito de los Recursos Humanos, además soy experta en Coaching y desde el año 2004 hasta la actualidad he trabajado para diferentes empresas desarrollando funciones de orientadora, técnico de recursos humanos, consultora de formación, formadora en marca personal y uso de redes sociales para el desarrollo profesional, y responsable de desarrollo de personas.

Se me irían corriendo espantados. Dirán y con mucha razón ¡a mí que me importa! O como mucho, me dirán, eso ya lo le he leído en tu LinkedIn. A mi cuéntame cómo voy a resolver mi problema.

Y ahí es cuando empieza lo complicado. Debemos salir de nosotros mismos y de lo preestablecido.

Debo transmitirte que todos esos conocimientos nos van a venir bien para acompañarte en tu proceso de conocimiento y desarrollo de tu potencial. Que además, el hecho de que haya trabajado en “el lado oscuro” me ayuda a conocer muy muy mucho lo que se cuece en los despachos de los rrHH, lo que les gusta y lo que no, y se me va a dar genial allanarte el camino en ese sentido. Además se cómo asesorarte para el desarrollo estratégico de tu marca personal y que así consigas ser la opción elegida (y le diré, no sólo lo sé de oídas sino que además lo pongo en práctica y obtengo muchos resultados como puedes ver) Seremos capaces de hacer lo mismo contigo. Trabajaremos juntos para que consigas los objetivos profesionales que te propongas.

Y ahí conecto con la otra persona. Hablo en su mismo idioma. Siente cierta “confianza” porque “esta sabe de lo que habla” y eso se nota.

Ya te he puesto un caso práctico, y cómo la propia palabra indica, tú tienes que hacer lo mismo con tu propuesta de valor. Identifícala. Descubre para qué y para quién es necesaria y empieza a comunicarla dirigida íntegramente al corazón de quién te escucha.

Recuérdalo siempre, buscar empleo es hablar con personas. Cuánto mejor te comunicas, más posibilidades tienes de conseguir tu trabajo y/o tu cliente.

Hacer esto que explico en mi post tiene que generarte mil dudas. Estoy convencida ¡me las genera a mi! Te invito a que me plantees las cuestiones en los comentarios y entre los dos busquemos la manera.

(Recoger información de tu público objetivo y de sus “dolencias” es la mejor manera de orientar tus mensajes y tu comunicación, así que de paso me estarás haciendo un favor a mi también)

Ahora voy a ver si tomo de mi propia medicina y acabo los textos 😉 (Deséame suerte)

Te dejo con “el arte de la persuasión” de LA película.


Y si te has quedado muy pensativo repitiéndote… He entendido lo que me quiere decir esta mujer, pero sería genial si además pudiera ayudarme a aplicarlo para mi caso individual…estás de enhorabuena 😉 Sólo tienes que vivir en Oviedo e inscribirte en esta formación que el Ayuntamiento de Oviedo (Empleoviedo) ha organizado. Trabajaremos durante 3 días en la forma en la que a partir de ya, vas a contar tu vida profesional en todos estos contextos. Realiza ya tu inscripción, te va a gustar. Te va a servir.

Plural: 12 Comentarios Añadir valoración

  1. Estefanía dice:

    Hola Elena, me parece muy interesante y difícil ese ejercicio de conocernos muy muy bien y expresar mejor todavía lo que somos y qué aportaríamos a una empresa para ser contratados. A mi me viene la gran duda, ya que no tengo experiencia profesional, se puede decir que tengo la experiencia de mis prácticas de 6 semanas en el departamento de formación dentro del área de RRHH que hice cuando estudié mi carrera, entonces ¿cómo plasmo mis logros laborales si realmente no tengo esa experiencia y la poca que tengo fue demasiado corta? Es realmente difícil despegar al mundo laboral sin tener experiencia, cuando solo te dedicaste a estudiar.

    Un saludo y, ¡gracias por posts como este!
    Estefanía

    1. Elena Arnaiz dice:

      Necesitaría conocer mucho más sobre tí Estefanía. Mejor aún, necesitarías conocer mucho más sobre ti. Lo fácil es mostrar nuestros conocimientos cuando están avalados por un título y nuestra habilidad cuando están avalados por una experiencia profesional. Hoy en día tienes multitud de canales para hacer llegar tu conocimiento y experiencia (sea poca o mucha). Es decir, para contarme en un blog tu forma de entender la gestión de personas, cómo aplicas tus conocimientos o qué han removido en ti, cómo interpretas eso que lees, cómo lo aplicas a tu propio desarrollo profesional… Hay mil maneras de acercar tu propuesta de valor aún sin experiencias y que sea tu actitud la que finalmente marca la diferencia.
      En definitiva trato de hacerte llegar el mensaje de que además de plasmar logros en un CV inerte, puedes enseñar tu talento en un CV vivo y en constante evolución y en el que tendrá más peso tu valor diferencial más potente ahora mismo: tu actitud.
      Escribirte esto me ha servido de idea para un futuro post dónde lo explique más en detalle, mil gracias por ayudarme a mi también a la reflexión. Adelante con tu carrera profesional (trabajar con y para las personas es apasionante, muy duro, pero apasionante)
      Un abrazo.

  2. Cristina dice:

    Increible post, Elena. Ya tengo las claves para solucionar uno de mis problemas y ya tengo tarea para seguir “trabajando”. Muchas gracias una vez más!!!

    1. Elena Arnaiz dice:

      Que bueno Cristina, cuanto me alegro de que te haya gustado y servido. A por todas. Un abrazo, vuelve pronto 🙂

  3. Javier dice:

    Gracias por la información, es muy útil, pero me gustaría hacerle una pregunta: ¿Qué podemos hacer las personas que no tenemos experiencia laboral y acabamos de terminar la carrera?

    1. Elena Arnaiz dice:

      Pues anda que no tienes experiencias y conocimientos acumulados. Todo ese paso por la facultad, toda esa cantidad de información que has acumulado, seguro que ha despertado a en ti miles de opiniones que se quedan guardadas dentro de ti. Y recuerda siempre que las competencias profesionales no sólo se adquieren trabajando en una empresa, conozco muchas personas que han hecho voluntariado con muchísima experiencia en sus espaldas, entrenadores de fútbol de niños pequeños con una capacidad de gestión de equipo y liderazgo tremendas… Quiero decirte que no todo se limita al conocimiento y al trabajo, busca mucho más allá y como digo en este post http://elenaarnaiz.es/el-24-y-25-de-febrero-te-invito-a-salir-de-tu-zona-de-confort/ , cuando te falta experiencia tiene que sobrarte actitud, así que mátame de ganas. Lo importante es que actúes, que busques la manera. No te quedes anclado en que no tienes experiencia como excusa para no enseñar el resto de tu potencial. Ese sería mi resumen.

  4. Raymi dice:

    Saludos, Elena,

    Quería tomarme estos minutos para agradecerte el esfuerzo que pones en ayudar a los demás, admiro tu pasión por la gente y por lo que haces. Ahora bien, al igual que varias personas que dejaron sus comentarios con anterioridad soy recién graduada, sin experiencia laboral profesional, sin embargo, a mis 25 años cuento con alrededor de 8 años de experiencia en sectores como el servicio y las ventas, además de conocimientos adicionales de cursos y talleres, también soy voluntaria en una fundación sin fines de lucro, todo esto a la par del desarrollo de mi carrera universitaria hasta su culminación; entonces, ¿de qué manera podría sacarle provecho a esa experiencia de vida para mi desarrollo profesional? En mi última entrevista me jugó en contra, pues el reclutador consideró que mi ritmo acelerado y la predisposición de hacer muchas cosas al unisono alejarían mi concentración del trabajo en el puesto vacante que ofrecía su empresa.

    Sin mas qué agregar y esperando con ansias su respuesta, me despido.

    1. Elena Arnaiz dice:

      Hola Raymi,
      Sigue mostrando tu esencia, tu proactividad, tus ganas de trabajar, tu actitud, tu orientación al cliente, tu buena educación tal y como has hecho. Tienes la posibilidad de demostrar numerosas competencias profesionales que en muchas organizaciones encajan de maravilla. Nunca renuncies a ellas. No te apures porque en una no eran lo que necesitaban. No pasa nada. Tú a ellos tampoco. Necesitas una organización en las que tus competencias sean bien valoradas, si no es imposible que los dos (empresa y tú estéis contentos)

      Entiende que es una respuesta muy genérica y que sólo conozco una parte muy pequeña de todo tu perfil profesional, pero te diría que utilices tu valor diferencial en tu favor. Yo también espero con ansia que me cuentes tus buenos resultados.

      Gracias por tus amables palabras y por tu confianza.

  5. Zoila Lira dice:

    Me gusto mucho, creo en lo que dices. Sin embargo, en mi caso personal, siento que no ha sido suficiente. Estoy en la misma situación que no tengo experiencia, entonces me enfoco en el hecho que estoy muy motivada por comenzar a ejercer, que me sobran las ganas de dar lo mejor y que estoy dispuesta aprender lo que sea necesario. Pero mas que recibir oportunidades, me dicen que la cosa esta difícil en mi área (Geociencias). No soy de las personas que se rinde fácil así que sigo insistiendo, pero aveces ya me quedo sin opciones. Entonces no se si estoy fallando en algo, o si las oportunidades son casi inexistentes.

    Gracias de antemano por brindarme una respuesta.

  6. María Luisa dice:

    Hola Elena,
    Me apasiona el nuevo enfoque que le das a la búsqueda de empleo. Hace 5 años que no trabajo. Durante este tiempo tuve a mis niños y me seguí formando, convencida de que a más formación, más atractivo resultaría mi currículum. Sin embargo, ahora estoy muy desconectada del mundo laboral y apenas tengo contactos, fundamentales en el sector al que pretendo regresar.
    A mi me pasa lo contrario que he leído hasta ahora. Tengo experiencia laboral y algunas personas me descartan en procesos de selección porque me ven sobrecualificada, como si el trabajo que solicito fuera poco para mí. Yo no lo creo. Mi actitud es positiva y no me cierro ninguna puerta, al contrario, voy tocando en ellas pero es frecuente escuchar la frase: “Ese trabajo no es para ti”.
    Sigo insistiendo, buscando, y muchas veces me he preguntado cómo resultar distinta a los demás, hacer mi currículum atractivo, con el mismo contenido pero con distinta forma. A veces tengo ratos malos pero al día siguiente se me pasa y vuelvo a la calle, a visitar empresas.
    Tus post son una inspiración para mí. Gracias

  7. María Luisa dice:

    Mi temor en las entrevistas, si las enfoco como dices (“qué puedo hacer yo por la empresa”) es a resultar pedante, a ir de sobrada. Es un riesgo, no crees?

  8. Magnífico artículo, muy clarificador. Y aplicable no sólo a la búsqueda de empleo sino también a la búsqueda de clientes y de socios.

Deja un comentario