Habla como puedas #HoyBrilla @Mario_LGuerrero

Cuando después de tiempo de interacción en redes sociales con una persona, le pones cara en un lugar llamado “Congreso de la Felicidad” que hacen nuestros primos gallegos y descubres cómo es en la cercanía, te dices: “yo a éste lo quiero cerca” Y a la mínima oportunidad que se nos presenta (gracias una vez más OviedoEmprende por hacer magia) disfrutamos de la maravilla de lo natural, de lo contrario de lo pretencioso y el artificio, de la aplicación del sentido del humor, la ilustración y la didáctica para hacerse entender. Hoy Mario nos viene a recordar la importancia de la comunicación. Pero antes de hablar, lee 😉 Y después: “Habla, habla como puedas pero habla”.

Habla como puedas por Mario López Guerrero

Tomas la palabra y dices….

Imagínate que estás actuando en medio de una tragedia griega… Estás en el escenario… Concretamente, en el teatro romano de Segóbriga, en Cuenca… Se acerca uno de los momentos cruciales de la tragedia. A tu derecha está Electra; a tu izquierda, un hombre armado. Y es el momento en el que le descubres a Electra que el hombre con el que habla no es otro que a quien tantos años lleva esperando, Orestes, su hermano, quien vengará la muerte del padre de ambos, Agamenón. Y allí entre los dos estás tú y tienes que decir: “Electra, él es tu hermano”… Momento crucial en la obra… Tomas la palabra y dices, cual Darth Vader en Star Wars: “Electra, soy tu padre”.

Sí, podría haber sido mi última vez sobre un escenario y desde luego que pensé eso de “tierra trágame”, pero por suerte, no lo fue y la tragedia terminó bien (es un decir, porque las tragedias nunca terminan bien, claro).

El miedo

Hablar en público tiene algo especial que no puedes controlar, por eso he conocido a muchas personas que tienen cierto miedo a hablar en público; pero no es miedo a hablar, es miedo a lo que pasará. Y como pueden pasar muchas cosas y nuestro cerebro es un experto buscador de amenazas, ésta se las presenta todas a la imaginación y dices: no, no quiero hablar en público, que lo haga otro. No es miedo a hablar, es miedo a quedar mal, a quedarse en blanco, a decir “Electra, soy tu padre”. Pero, en realidad, cuando eso pasa, pasa algo mágico y es que rectificas, retomas como si no lo hubieras dicho y sigues adelante, o que el público te da una segunda oportunidad o incluso, un aplauso. El público tiene sentimientos y te entiende.

El miedo existe, no seré yo quien lo niegue, por eso tienes que aceptarlo y si te da miedo, hablar con miedo. Pero también existe la seguridad, la seguridad en ti, en lo que vas a hacer, en lo que vas a decir. Y es a la seguridad a la que tienes que hacerle caso. Hablar con miedo y con seguridad al mismo tiempo, así de raros somos los humanos.

La seguridad

Seguridad es tener claro lo que quieres transmitir, saber cómo vas a empezar a hablar, saber por dónde vas a continuar y muy importante, saber cómo vas a terminar. Porque una cosa que quiere el público es que termines y tienes que tenerlo preparado. Así que al igual que el miedo, la seguridad también existe.

Cuando tienes que empezar a hablar, te sentirás nervioso, te sentirás nerviosa, como te sientes siempre que haces algo que te importa. Esos nervios son parte de ti, de estar vivo, de sentirte viva. Y en ese momento, en vez de pensar en los nervios, tienes que pensar en lo que vas a hacer y a decir. Porque si el cerebro busca amenazas, le tenemos que mostrar dónde nos vamos a agarrar.

Es verdad que se terminaron diez años maravillosos haciendo teatro, pero le siguieron otros tantos motivando a empresarios y profesionales, dando los trucos para la gestión del tiempo o la buena comunicación y para presentar a esos hijos que he tenido tecleando en el ordenador, mis libros.

Así, que profesionalmente, le debo mucho a esta habilidad de hablar en público, que todos tenemos. Han sido muchos los contactos generados, las oportunidades abiertas, los lugares conocidos y las personas de las que me he rodeado.

Habla como puedas

Y lo que he aprendido durante estos últimos años en los escenarios es que la gente quiere autenticidad, que te muestres como eres, que no simules ser otra persona. Y siendo como eres que digas lo que tienes que decir, porque no es la vida la que enseña, somos nosotros los que aprendemos de la vida y lo que aprendemos, puede inspirar a otras personas.

Así que todos tenemos algo que decir y por eso, te invito a que hables, como puedas, pero que hables… ¡Habla como puedas!

Puedes saber mucho sobre Mario y comprar su libro “Habla como puedas! (lleno de practicidad y estrategias para saber qué decir y cómo cuando vas a hablar en público) en:

https://www.mariolopezguerrero.com/

 

 

 

Plural: 3 Comentarios Añadir valoración

  1. Muchas gracias, Elena por estar tan cerca de las personas y querer que todos brillemos. No es fácil encontrar a alguien que, en vez de apagar luces con críticas fáciles a los demás, vaya generando conexiones, limpiando las lámparas de polvo y dando a los interruptores. En definitiva,… ¡Gracias! Yo también me alegro de conocerte desde hace tiempo y que el foro de la Felicidad nos uniera.

    1. Elena Arnaiz dice:

      Jo Mario que bonito, cuanto me gusta estar a tu lado!! Que afortunada de que me dejes crecer a tu lado y de que hayas venido a brillar a mi espacio! Muchísimas gracias y sobre todo, a por muchas más!! 🙂

Deja un comentario